SANDMAN OBERTURA (Neil Gaiman, J.H. Williams III - ECC)


Neil Gaiman ha vuelto. Sandman ha vuelto. 25 años después de su creación, el escritor inglés retoma el universo que le dio fama y prestigio en todo el mundo. Pocas veces el término "historia circular" habrá sido más adecuado que a la hora de definir Sandman Obertura, pues lo que hace Gaiman no es más que crear una trama que funciona como prólogo del original. Pero lo hace de un modo tan especial que no nos daremos cuenta de ello hasta el final.

El argumento es lo de menos, ya que lo importante en este cómic es disfrutar el viaje. Diremos que todo empieza con la muerte de un "avatar" de Morfeo que representa el inicio de una presunta amenaza. "Sandman Obertura" revisita sus raíces y se convierte en una especie de recopilación de todos los elementos que utilizó Gaiman en su época dorada al frente de la colección. Muchos de los personajes más emblemáticos de este universo tan particular hacen aparición durante esta historia, lo cual representa un guiño que agradecerán los lectores de toda la vida. Además, se añaden algunas cosas que desconocíamos (los padres de Morfeo) y que sirven para enriquecer la historia. El guionista vuelve a hacer hincapíé en el eterno viaje de iniciación/finalización que suele estar presente en todas las grandes obras, y que ya pudimos disfrutar en algunos arcos antiguos de la serie. Una vez más, el continuo juego de humo y espejos que es marca de la casa es utilizado aquí de manera magistral.
Tal vez el único aspecto negativo reseñable es una cierta sensación de déjà vu, de haber leído la misma historia (o al menos una estructura semejante) anteriormente.


Aunque el guión es tan clásico como brillante, creo que el verdadero valor de "Sandman Obertura" se encuentra en el majestuoso arte creado por J.H. Williams III. Creo que no exagero al afirmar que pocas veces hemos visto unas composiciones de página tan variadas, imaginativas y preciosistas al tiempo que expositivas. Este cómic debería enseñarse en las escuelas de arte como la sublimación de un recurso puramente visual y artístico utilizado como medio narrativo tan válido como el propio guión. Algunas dobles páginas son un auténtico prodigio digno de ser enmarcado y colgado para poder admirarlo tranquilamente. El estilo de dibujo va oscilando según las escenas, adecuándose al cambiante tono onírico omnipresente durante toda la obra. Esto queda patente en un riquísimo uso del color por parte de Dave Stewart, cuyo nombre debería aparecer en letras de oro junto a los de guionista y dibujante.


Una vez visto el resultado final, se perdona totalmente el gran retraso que ha acumulado la obra desde que empezó a publicarse (hablamos de más de 2 años para seis números). Estamos ante una obra para mirar y admirar, para leer y releer. Neil Gaiman cierra el ciclo y es como si este "Sandmand Obertura" fuera el punto y final para el personaje, al menos por parte de un Gaiman que, en cierta manera, parece que firme una obra de despedida (aunque en los planes de DC está el seguir explotando este universo).
Para cualquier lector de Sandman esta es una lectura obligada, pero en mi opinión también puede servir para todo aquel que quiera empezar con el personaje (eso sí, alguien no acostumbrado a este tipo de cómics puede sentirse abrumado por su narrativa).

Hacedme caso y dejáos arrastrar por el Sueño...

Nota: 9

Comentarios

  1. Lo tengo pendiente. En cuanto pueda, me pongo con él.
    Ahora estoy con Nowhere men, q me recomendaste.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena Nowhere Men! Ya me contarás tu opinión de ambas obras, espero que te convenzan.

      Un saludazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NAMELESS (Grant Morrison, Chris Burnham - Image)

THE DARK AND BLOODY en El Heraldo de Galactus

LA CHICA DEL TREN (Tate Taylor, 2016)