GUARDIANES DE LA GALAXIA (James Gunn, 2014)

Desde que se anunció este proyecto mi interés ha ido cambiando entre virtualmente nulo y poco más que cero. Y es que estos Guardianes de la Galaxia eran unos personajes totalmente desconocidos para mí. De niño leí bastantes tebeos de la Marvel, pero apenas recuerdo que se mencionara a estos personajes. Así que me sorprendió que saliera adelante esta producción, ya que hasta ahora Marvel había tirado de personajes ultraconocidos para sus películas. Pero bien es cierto que, desde que iniciaran una nueva etapa en 2008 con Iron Man, todas las pelis marvelitas han funcionado bastante bien y, por ese lado, esta peli merecía una oportunidad.

Es esta la primera película espacial de Marvel, donde la Tierra apenas aparece al principio en un flashback. Todo sucede en otros lugares del universo, con nuevos personajes. El grupo principal está formado por una curiosa mezcolanza de individuos variopintos liderados por el "terrano" Starlord (un gran Chris Pratt), un forajido humano que fue secuestrado por una raza alienígena cuando era un niño. Junto a él, tenemos a una panda de seres de distintas razas y de discutible reputación. Tal vez los mejores momentos se los llevan los dos personajes digitales: Rocket, una especie de mapache cazarrecompensas (en versión original con la voz de Bradley Cooper) y Groot, un ser que parece el tronco de un árbol y que acompaña en todo momento al mapache (la voz de Groot la pone Vin Diesel).

La historia no es nada del otro mundo, pero tampoco hace falta. Pues la película es pura diversión desde su inicio (puro homenaje a Indiana Jones) hasta su final. Con un ritmo trepidante, la cinta tiene un acento macarra y humorístico mucho más marcado que Los Vengadores, (aunque algunos gags sean demasiado chorras), pero ello no va en detrimento de la parte aventuril. Se ha pretendido también que la película sea un continuo homenaje a esa tan amada/odiada década de los ochenta, empezando por la cinta de cassette que lleva perennemente Starlord y que está plagada de famosos temas ochentosos. Y uno de los mayores homenajes está en la escena postcréditos, no digo más. Es posible que este componente nostálgico sea un buen aliciente para la mayoría del público, pero a mí me termina cansando, qué queréis que os diga. Pese a ello, como digo, la peli es un no parar y sus 120 minutos pasan en un suspiro. Algunas escenas son de aplauso, y es que se nota que estamos ante una superproducción muy cuidada. Diseños, personajes, naves, armas... todo está cuidado al detalle para ofrecernos un entretenimiento del máximo nivel. La dirección de James Gunn no se aparta de los cánones de las producciones Marvel, lo cual me parece positivo ya que consigue que identifiquemos a unos personajes nuevos como unos más dentro del vasto universo marvelita.

La jugada era más arriesgada de lo habitual, pero Disney y Marvel vuelven a salir airosas. La película está siendo un éxito de taquilla importante, por lo que es seguro que tengamos secuelas. Poco más que decir, bastante recomendable para pasar un rato divertido y comprobar que la franquicia cinematográfica de Marvel sigue en plena forma. Pese a no contar con grandes estrellas ni con personajes reconocidos, Guardianes de la Galaxia consigue estar a la altura de "Los Vengadores". Con eso está todo dicho.

Mi nota: 7,5

Comentarios

  1. olivia21:46

    A mi también se me hizo amena y divertida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NAMELESS (Grant Morrison, Chris Burnham - Image)

THE DARK AND BLOODY en El Heraldo de Galactus

LA CHICA DEL TREN (Tate Taylor, 2016)