Buscar en este blog

Social

30 de mayo de 2016

NOCTURNA 2016


Un año más, hemos pasado unos días maravillosos pululando por el cine Palafox con motivo de la cuarta edición del Nocturna, festival de cine fantástico de Madrid. En un año en que se homenajeó a John Landis y a la figura del mítico Vincent Price, empezábamos el festival con una sensación extraña debido a la amplia disminución del numero de títulos respecto a anteriores ediciones. Como nos temíamos, el director del festival Luis M. Rosales confirmó que ello se debía a reducciones presupuestarias, motivo por el cual el Nocturna no ha podido presentar más películas a competición o producciones de mayor calado. Sea como sea, espero que la cosa remonte el próximo año ya que, pese a su modestia, el Nocturna posee un encanto especial y se ha convertido en una cita imprescindible en la capital para los que amamos el género.
Os dejo a continuación con la ristra de visionados de esta semana.

THE HOLLOW POINT (Gonzalo López-Gallego, 2016): La inauguración del festival vino de la mano del director español Gonzalo López-Gallego (Open Grave, Apollo 18). "The Hollow Point" es un intenso thriller fronterizo con aire de western que resulta bastante potable en casi todos los aspectos. Con un guión que depara unas cuantas sorpresas y un reparto sensacional, la película no escatima en violencia y se hace bastante disfrutable. Tal vez el ritmo algo irregular y un metraje un tanto alargado terminan lastrando el conjunto. Lo mejor viene de parte del cuarteto formado por Patrick Wilson, Ian McShaneJames Belushi y John Leguizamo, quienes nos regalan unas interpretaciones fabulosas.
Mi nota: 6,5

KEEPER OF DARKNESS (Nick Cheung, 2015): Producción hongkonesa que, como suele pasar muchas películas orientales, aúna varios géneros sin demasiado éxito. Alguien la definió con acierto como "el Constantine asiático", y es que el protagonista (el propio Nick Cheung) es una especie de exorcista que es capaz de ver demonios y luchar contra ellos. Aunque tiene puntos de humor absurdo que están bien, la extraña amalgama de terror, fantástico y drama romántico (sí, habéis leído bien) se me hizo eterna y su aspecto técnico me hizo retroceder unos 15 años ya que el cgi es bastante cutre. El desenlace promete una secuela que, de llegar a hacerse, creo que me ahorraré.
Mi nota: 4

PATIENT (Jason Sheedy, 2015): Típica película que quedaría bien como corto pero que hace sufrir al espectador (en el mal sentido) con su alargado metraje y su confuso desarrollo. Una pena porque la premisa de una mujer ingresada en una habitación de hospital sin poder moverse prometía, cuanto menos, una ambientación angustiosa. En lugar de eso, tenemos una película tediosa en la que encontramos poca enjundia. Aunque la actriz principal le pone empeño, sus compañeros de reparto son tan pésimos que resultan ridículos. Curiosamente, "Patient" ganó el premio a la mejor película de la sección "Dark Visions", pero en mi opinión es una de las peores producciones que he podido ver en todas las ediciones.
Mi nota: 2

THE LESSON (Ruth Platt, 2016): Cinta británica que nos mete en el día a día de unos adolescentes que sufrirán un severo correctivo por parte de un profesor. Tal vez la película que mejor sabor de boca me dejó, "The Lesson" es una propuesta contundente y constituye una perfecta crítica al sistema educativo y social que impera en el mundo actual. Tal vez le sobra algo de metraje al inicio y al final, pero no se puede negar que la película tiene personalidad propia y que su director apunta maneras. Mención especial para Michaela Prchalová, actriz que nos dejó encandilados en todos los sentidos.
Mi nota: 6,5

SENSORIA (Christian Hallman, 2015): Correcta producción sueca que, a pesar de acumular múltiples clichés que hemos visto millones de veces en el género, logra crear una atmósfera adecuada. Se trata de una película de fantasmas en la que una mujer de mediana edad se muda a un apartamento en el que pronto empiezan a pasar cosas. Lo más destacado es la inteligente utilización que se hace del sonido, convirtiéndolo en un personaje más. Se deja ver, aunque le falta un toque de sofisticación.
Mi nota: 5

NIGHT OF THE LIVING DEB (Kyle Rankin, 2015): Comedia de zombis que intenta recoger el testigo de Shaun of the dead, pero que fracasa estrepitosamente en su empeño. Aquí el elemento de terror es inexistente, todo se basa en una sucesión de gags que apenas tienen gracia más allá de algún momento acertado. Ni el carisma de la protagonista Maria Thayer ni la aparición del veterano Ray Wise impiden que la cinta termine perdiéndose en la mediocridad más absoluta.
Mi nota: 3

CAMINO (Josh C. Waller, 2016): Aburridísimo survival que cuenta cómo una fotógrafa viaja a la selva colombiana para hacer un reportaje de un grupo de misioneros españoles. La película se hace insufrible por su incongruencia y por el escaso interés de su desarrollo. No sé si fue cosa de la proyección, pero durante las secuencias nocturnas la imagen era tan oscura que costaba distinguir lo que había en pantalla. Lo único destacable es la interpretación de Zoë Bell de protagonista. La otra cara de la moneda la pone Nacho Vigilando en el papel de misionero malvado, haciendo gala de un histrionismo insoportable.
Mi nota: 2

COLD MOON (Griff Furst, 2016): Nocturna acogió la premiere mundial de esta curiosa cinta cuyo potente arranque te hace creer que puedes ver algo grande, con reminiscencias al cine de género de los 70-80. Sin embargo, la película pronto se diluye y pasa a desaprovechar, uno tras otro, los múltiples elementos con los que cuenta. "Cold Moon" se vertebra en torno al asesinato de una adolescente, la cual volverá de la muerte para vengarse. El problema de la película es que no se termina definiendo hacia ninguna parte y acaba siendo un batiburrillo de secuencias sin demasiado sentido. Incluso el gran Christopher Lloyd parece fuera de contexto en sus breves apariciones. Lo mejor lo encontramos en el inicio y en la estimulante presencia de Rachele Brooke Smith. Sorprendente que avisaran al público de que se iba a grabar su reacción con cámaras de visión nocturna. ¡Si no hay sustos!
Mi nota: 4

UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES (John Landis, 1981): Con la presencia de un simpático John Landis, la película elegida para reconocer su carrera fue la mítica "Un hombre lobo americano en Londres". Poco se puede decir sobre ella que no se haya dicho ya, pero pasé un gran rato con su proyección ya que hacía muchos años que no la veía. El curioso estilo de Landis brilla en su máximo esplendor en esta película que mezcla con acierto horror y humor (un humor a veces simplón, a veces muy negro). La extraordinaria transformación del protagonista en licántropo creada por Rick Baker sigue causando impacto a día de hoy y se llevó una merecida ovación. Sin duda estamos ante un clásico con todas las letras al que no pondré nota porque posiblemente tenga una reseña más detallada en próximas fechas.

La clausura del festival consistió en el estreno mundial en exclusiva de THE CONJURING 2 (James Wan, 2016). Como suele suceder en este tipo de eventos, no se permite escribir sobre la película hasta el día 7 de junio. Sólo diré que la sala estaba abarrotada a pesar de coincidir en hora con la final de la Champions League.

Como podéis ver, las películas que elegí este año no fueron gran cosa, aunque por la opinión general parece que esa ha sido la tónica de la mayoría de producciones que se han proyectado. Los comentarios de la gente dejaban entrever que las mejores impresiones las dejaron The Lesson, Summer Camp, I had a bloody good time at House Harker, Patchwork y Embers. Espero y deseo que el año que viene la cosa mejore y podamos disfrutar de un incremento tanto en calidad como en número de títulos. Y nada más, sólo queda dar las gracias a todos los responsables del Nocturna por permitirnos tener nuestra "semana fantástica" con la que, nos gusten más o menos las películas, disfrutamos como enanos. Y por extensión, mi mayor agradecimiento a mi señora esposa que es una santa y que incluso me acompañó a un par de proyecciones. 

Os dejo con el palmarés del festival y una pequeña galería de imágenes.

PALMARÉS NOCTURNA 2016

SECCIÓN OFICIAL:

Premio Nocturna Paul Naschy a Mejor Película: POLDER  (Julian M. Grünthal y Samuel Schwarz)
Premio Nocturna a Mejor Director: Julian M. Grünthal y Samuel Schwarz por POLDER
Premio Nocturna a Mejor Guión: POLDER
Premio Nocturna a Mejores FX: POLDER
Premio Nocturna a Mejor Actriz: ex aequo Nina Fog (POLDER) y Zoe Bell (CAMINO)
Premio Nocturna Vincent Price a Mejor Actor: Christoph Bach (POLDER)

DARK VISIONS:

Premio Nocturna a Mejor Película: PATIENT (Jason Sheedy)

MADNESS:

Premio Nocturna-Buzz a Mejor Película: PATCHWORK (Tyler MacIntyre) 
Mención especial del jurado Nocturna-Buzz: I HAD A BLOODY GOOD TIME AT HOUSE HARKER (Clayton Cogswell) por su apologia de la serie B y recuperar el espíritu de la Troma.

PREMIO DEL PÚBLICO:
I HAD A BLOODY GOOD TIME AT HOUSE HARKER (Clayton Cogswell)

PREMIO BLOGOS DE ORO A MEJOR PELÍCULA: 
SUMMER CAMP (Alberto Marini)

MENCIÓN ESPECIAL BLOGOS DE ORO:
KEEPER OF DARKNES (Nick Cheung)

Las pruebas del delito

Un John Landis Americano en Madrid

Luis Rosales entrega el premio a John Landis

Historia del cine

21 de mayo de 2016

X-MEN: APOCALIPSIS (Bryan Singer, 2016)

Aquellos que nos aficionamos a los superhéroes comprando tebeos en quioscos allá por los años 80, pudimos disfrutar de una época dorada en cuanto a historietas de tipos disfrazados con superpoderes. Pero éramos jóvenes, y aquellas historias iban dirigidas a la gente de nuestra edad. Con el paso del tiempo fuimos creciendo, y los tebeos cambiaron para adaptarse a ello, ofreciendo puntos de vista más adultos y adecuados. Ahora, cuando revisamos un cómic ochentero, puede invadirnos la nostalgia, pero somos perfectamente conscientes de lo que son, historias inocentonas muy esclavas de su tiempo y dirigidas a un público preadolescente. Cuento todo esto porque, a grandes rasgos, X-Men: Apocalipsis es un buen tebeo de los 80. El problema es que estamos en 2016.

El arranque de la película no augura gran cosa, con un prólogo en Egipto donde ya nos damos cuenta de que el uso del CGI no está a la altura de lo que venimos viendo últimamente. Esto, lamentablemente, será habitual durante todo el metraje. "X-Men: Apocalipsis" adolece de un argumento principal algo simplón en el que se suceden varias subtramas de manera bastante deslabazada. Como vimos recientemente en Capitán América: Civil War (Anthony/Joe Russo, 2016), la inclusión de múltiples personajes puede dar momentos muy entretenidos, pero aquí le resta importancia a las tramas más interesantes. Esto queda patente en la historia que protagoniza Magneto, que pese a regalarnos los momentos más intensos del filme, queda un tanto soterrada y desaprovechada dentro de la amalgama de subargumentos. Además, se vuelve a presentar la eterna dualidad de los mutantes personalizada en el conflicto entre el profesor Xavier y Magneto, enfrentamiento que ya cansa por su constante repetición.
Otro de los errores de bulto lo encontramos en el villano y sus secuaces. El diseño de Apocalipsis es de vergüenza ajena, y la cara de Oscar Isaac protagoniza algunos gestos que quedan totalmente ridículos, negándole al personaje cualquier capacidad de intimidar o resultar temible a ojos del espectador. Sus "cuatro jinetes" quedan igualmente desaprovechados y carentes de entidad (salvo Magneto, obviamente). Los personajes de Angel y Mariposa Mental (Ben Hardy y Olivia Munn) son auténticas caricaturas de sus versiones comiqueras, y aquí son meros comparsas de relleno que apenas tienen frases de diálogo.

Pero afortunadamente no todo es malo. La película, pasado el tramo inicial, va de menos a más en todos los sentidos, y cuando ya somos conscientes de que estamos ante una entrega menor dentro de la saga, podemos disfrutar de un rush final bastante entretenido pese a lo forzado de algunas situaciones. Los momentos protagonizados por Mercurio son los más divertidos, aunque no resulta nada novedoso ya que vimos exactamente lo mismo en X-Men: Días del futuro pasado (Bryan Singer, 2014).
También en el apartado actoral podemos destacar cosas positivas, como el buen trabajo de Michael Fassbender y James McAvoy bien secundados por rostros nuevos como Sophie Turner (la Sansa Stark de Juego de Tronos) en el papel de Jean Grey, Kodi Smit-McPhee haciendo de Rondador Nocturno o Alexandra Shipp como la nueva Tormenta. Personalmente, ya me cansa ver tanto a Jennifer Lawrence, cuyo protagonismo aumenta inversamente proporcional a los minutos que aparece caracterizada de Mística.

En mi opinión, estamos ante un producto lo suficientemente entretenido para pasar el rato pero que resulta desfasado y constituye un paso atrás dentro de la franquicia, ya que "X-Men: Apocalipsis" no transita por el mismo camino que habían marcado las notables Primera Generación y Días del futuro pasado. Más bien, es como si hubiéramos retornado al tono de la primera trilogía, lo cual no estaría mal si no hubiéramos disfrutado en los últimos años de películas de superhéroes que han cambiado el estándar dentro del género, y ante las cuales "X-Men: Apocalipsis" palidece claramente.

Mi nota: 5

20 de mayo de 2016

ENCUESTA: MEJOR PELÍCULA DE TERROR DEL SIGLO XXI

A raíz del estreno en nuestro país de La Bruja, se me ha planteado la siguiente pregunta: ¿Cuál es la mejor película de terror del siglo XXI?
Para dar una respuesta apropiada, se me ocurrió crear una especie de encuesta preguntando en las redes sociales, así que aprovecho para proponer lo mismo aquí a aquellos que no habéis participado en Facebook o Twitter. Para que veáis cómo va la cosa, los votos recibidos hasta el momento arrojan el siguiente resultado:



Aunque no hay limite en cuanto al número de respuestas que podéis dar, para no volverme loco he puesto un tope de 10 títulos por persona, aunque creo que lo ideal serían 4 o 5 .  Podéis dar vuestras respuestas comentando directamente este post. ¡Muchas gracias a todos de antemano!

19 de mayo de 2016

THE UNDERWATER WELDER en El Heraldo de Galactus


Tenemos nueva entrada en El Heraldo de Galactus. Le toca el turno a The Underwater Welder de Jeff Lemire, obra introspectiva en la que el autor realiza un profundo estudio psicológico de su personaje. La trama versa sobre un soldador submarino que trabaja en una plataforma acuática y que un día, mientras realiza su trabajo sumergido, tiene una extraña visión.

Podéis leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:

The Underwater Welder [Reseña]


16 de mayo de 2016

VERSUS V: LA BRUJA (Robert Eggers, 2015)

Retomamos la sección Versus con una de las películas más esperadas de la temporada: La Bruja (The Witch). Y lo hacemos con un formato especial, ya que no váis a tener dos, sino tres opiniones bien diferentes sobre la película. Para ello volvemos a reclutar a nuestros compañeros Gabriel Santiago (@gsantiagoc en Twitter) y Juan Carlos Pascual. A pesar de la unánime crítica favorable que arrastraba "La Bruja" antes de su estreno, este Versus es un buen ejemplo de lo controvertida que puede resultar. Que lo disfrutéis.


LA BRUJA (por Gabriel Santiago)


Hype consiste en una excesiva publicidad con el objetivo de originar en el individuo una imagen o idea sobre el producto sin importar la calidad del mismo.” (extraido de Internet).

Comienzo con esta definición porque no logro conseguir una mejor para expresar lo que creo que pasa con los amantes (y no tanto) del cine y su relación con la película La Bruja (The Witch). Cuando termino de ver una película o leer un libro siempre me hago la misma pregunta ¿Pára que se hizo? La mayoría de las veces consigo respuestas como: para hacer dinero, para ganar un Oscar, para entretener, para divertir, para aterrorizar… después de ver esta película no se aún para que se hizo; solo me queda el mal sabor de boca de pensar que solo es un ejemplo de auto complacencia del director nobel Roberts Eggers (que para colmo es el guionista).

La película transcurre en esta nada en medio del bosque de Nueva Inglaterra del siglo XVII, con una familia exiliada por sus creencias religiosas y como viven en medio de una histeria colectiva (colectiva de ellos) en donde el diablo, una bruja, los arboles, un conejo y un carnero se mezclan con niños y mucha mugre….una mezcla entre El Exorcista, el cuento de Hansel y Gretel y mucho fango. ¿Qué tiene de terror? Nada, salvo que de vez en cuando una bruja desinhibida intenta asustarnos. Muy mal tiene que estar el ámbito del terror en la industria cinematográfica para que una película como está reciba grandes críticas y sea considerada una de las mejores películas de terror del siglo (madre mía...madre mía).
Es el típico film en que tu esperas algo de él hasta el final, y sólo llega eso...el final. La historia va transcurriendo, pero cuando analizas lo visto, te des cuenta que no ocurre mucho y lo que ocurre no tiene sentido. Es aburrida hasta la muerte y muy incoherente, además que tiene ese deje de rozar la pornografía infantil que a mi me desagrada un poco; es totalmente innecesario mostrar como un niño besa a una mujer voluptuosa y muy adulta o como su hermana huye desnuda hacia el bosque (la actriz tiene 20 años pero el personaje no).

Son muy fan de los cortos o películas indie o de bajo presupuesto, con las uñas se pueden hacer trabajos maravillosos, originales y muy creativos (hasta aquí en España se llegan a ver cosas interesantes) pero lo que no podemos es alabar algo sólo por el esfuerzo realizado; sería casi como decir “lo importante es participar”. En algunas de las opiniones que he leído llenas de hype he llegado a notar que recompensan mucho más que la película se hizo en 26 días o que tenía un bajo presupuesto que en sí el resultado final.
La información que nos da al final el director-guionista, en donde nos informa que la historia está basada en varios cuentos de la zona y que algunos diálogos son extraídos de dichos cuentos; para mi más que información suena más a disculpa (yo no fui, esto ya era así).

Lo único que puedo sacar en positivo del film es que tiene una realización estupenda y una fotografía impecable de Jarin Blaschke, planos bien logrados y escenas interiores difíciles de lograr hechas la mayoría con las velas de la familia como única fuente de luz (si Kubrick hubiera tenido los lentes actuales, igual no “llegábamos” a la Luna) que lograban muy bien ese efecto de claustrofobia que requería la película; pero no se engañen, la excelencia artística no puede ser excusa para que se ponga a una película por los aires.
Si me piden consejo, ahórrensela.

Mi nota: 3


                                 
LA BRUJA (por Juan Carlos Pascual)

Película muy esperada, y como de esperar, gran decepción.

El comienzo ya pinta mal cuando a los dos o tres minutos descubrimos que la que será gran protagonista (la hija mayor de la familia) se llama Tomasín (Thomasin)...
El comienzo nos pone rápidamente en situación. Una familia de creencias ultracristianas y cinco críos es expulsada de la comunidad en la que convive y se ve obligada a mudarse a una caseta al lado de un oscuro bosque. Todo esto hace 400 años.

***SPOILER***
El plano del cierre de las puertas de la ciudad a sus espaldas es antológico, con miradas despectivas de los indios Arapahoes y alguno que otro vestido de Hernán Cortés.
 Al poco empiezan a pasar cosas malas, como que el bebé de la familia desaparezca o hagan su aparición un conejillo o una cabra montesa a la que llaman “El negro Felipe”..
La madre desconfía de Tomasín porque la ve un poco más suelta de lo normal, y claro, se piensa que es una bruja.
Unos días después otro de los hermanos se pierde en el bosque y es seducido por una bruja buenorra que en realidad es una vieja pelleja, cosas de los espejismos.  Luego aparece enfermizo, y cuando parece que ya se va a poner bien porque ha vomitado y se ha quedado a gusto, se viene arriba enfervorecido y la casca después de recitar un salmo.
Al final todos enloquecen por culpa de la vieja pelleja y terminan confundiendo sus creencias cristianas con el poder de la vara, y claro, eso no tiene un buen final.
Tomasín es la más lista de todos y después de hablar con el negro Felipe se va a una fiestuqui y acaba en pelotas flotando por los aires.  Se ve que le pusieron droja en el colacao.
***FIN DEL SPOILER***

Sé que así contada apetece verla, pero la película tiene un ritmo lento de dormirse y aburre hasta a las ovejas (salvo a la cabra montesa). En mi opinión este film naufraga porque el director no sabe hacia dónde nadar.  Ha querido mezclar demasiadas cosas y todo termina siendo confuso y extravagante. Demasiada religión, demasiados personajes anti-empáticos, demasiado bosque poco aprovechado.

Los actores están bastante correctos en general, sobre todo “Tomasín”, que en momentos logra descolocarnos un poco, pero el tono lúgubre y aburrido de la película termina comiéndoselos a todos.

La fotografía es tal vez lo más destacado de The Witch, con algunos planos de composición muy cuidada y con el uso de una gradación de colores apagados y fríos para conseguir la sensación de tenebrosidad correspondiente.  Lástima que la historia no esté a la altura.
Otro aspecto que chirría bastante es el uso de la música, con momentos de volúmen excesivamente alto cuando suenan coros que nos quieren provocar esa sensación angustiosa.

Una pena y una nueva demostración de que el cine “de miedo” está en unas horas bajas preocupantes.

Mi nota: 0,99



LA BRUJA (por Dentro del Monolito)

Nueva Inglaterra, año 1630. Una familia es desterrada de su comunidad debido a los estrictos ideales religiosos del padre. Se trasladarán entonces a una pequeña granja aislada de todo, y rodeada por un enorme bosque donde algunos aseguran que vive una bruja. La extraña desaparición del bebé de la familia desencadenará una serie de hechos inexplicables.

Tras muchos meses de espera, por fin se estrenó en cines una de las películas más esperadas por un servidor. Prácticamente todo lo que había podido leer sobre La Bruja (The Witch) han sido alabanzas, así que las expectativas eran bastante altas con este título. Tal vez por ello mi opinión será algo más tibia, y me explico a continuación.

"La Bruja" triunfa especialmente en dos aspectos: una magnífica dirección y una ambientación muy lograda. Robert Eggers nos ofrece una extraordinaria puesta en escena desde el inicio, y en una fascinante sucesión de planos nos pone rápidamente en situación. Una vez que todo queda establecido, emerge esa ambientación opresiva que se va enraizando en torno a dos elementos principales. Uno es el obsesivo fervor religioso que demuestran los cabezas de familia, y cuyas consecuencias pronto intuímos en todos los hijos. Y el otro es el bosque, convertido aquí en una amenazante presencia enfatizada casi siempre por los enervantes tonos agudos de unos violines que componen una inquietante banda sonora. El tratamiento que se hace del bosque hace que cobre una vital importancia y que directamente pase a ser un personaje más.
El director consigue además dotar a la película de una identidad visual propia, que queda definida con un bucólico tono grisáceo que va en concordancia con los oscuros acontecimientos que se suceden en la trama. Para seguir sumando virtudes, el guión acierta casi siempre, otorgando a cada uno de los miembros de la unidad familiar una ambigüedad latente que los hace especialmente interesantes. Además, el desenlace no sólo está a la altura sino que nos regala un par de poderosas imágenes que a buen seguro quedarán grabadas en nuestras retinas.

Hasta aquí todo perfecto, pero hay un par de puntos que empañan el conjunto. La lenta cadencia con que se desarrolla la trama resulta muy adecuada en un principio, pero según avanza la película lo cierto es que la excesiva atención a detalles poco trascendentes llega a darnos algún tramo que puede hacerse aburrido. Como decía, todo el desenlace me parece sublime, pero llegar hasta él con toda nuestra atención no resulta fácil ya que antes hemos de atravesar unos cuantos valles en la propia narración que pueden desconectarnos de la película. En mi opinión, recortar un poco el metraje hubiera ayudado a aliviar este problema.

Todo el elenco actoral raya a buen nivel, pero hemos de destacar especialmente a la joven Anya Taylor-Joy, que en su papel protagónico compone un personaje tan inocente como turbador. Cierto es que hay algún momento en que la interpretación de algún actor parece salirse de tono, aunque mucho me temo que el doblaje de los personajes masculinos tiene algo que ver con ello. Recomiendo por ello verla en versión original siempre que sea posible.

Concluyendo, creo que estamos ante una película muy bien dirigida y que esconde mucho más de lo que parece ya que bajo su apariencia de cinta de terror subyace una feroz crítica a los extremismos religiosos y una cruel visión del traumático paso de la infancia a la edad adulta. Eso sí, hay que avisar que la película nos exige estar muy conectados a su historia, cosa que no resulta del todo sencilla debido a su lento desarrollo. De otra manera, la recompensa que nos ofrezca será poco valiosa.

Mi nota: 6,5

12 de mayo de 2016

LAST SONS OF AMERICA en Heraldo de Galactus


Hoy, en Heraldo de Galactus, traemos una miniserie de Boom! Studios que acaba de publicarse en los USA recientemente. Con guión de Phillip Kennedy Johnson y dibujo de Matthew Dow Smith, Last Sons of America se centra en un planteamiento muy delicado: la población norteamericana ha sido víctima de un virus que impide que las personas puedan tener hijos. Esta situación creará un auténtico cisma en la nación y cambiará el orden mundial. Dos hermanos que trabajan para una agencia se dedican a comprar niños en sudamérica para llevarlos a familias pudientes estadounidenses.

Si queréis saber más, podéis leer la reseña completa en el siguiente enlace o pinchando en la imagen:

Last Sons of America [Reseña]


10 de mayo de 2016

EL LIBRO DE LA SELVA (Jon Favreau, 2016)

Confieso que a día de hoy, un remake de El libro de la selva en imagen real no era algo que entrara en mis planes. Sin embargo, el desierto socarral en que se convierte de vez en cuando la cartelera hizo que mis dineros se emplearan en comprar la entrada para esta producción que, bien pensado, no carece de alicientes. Jon Favreau ha demostrado ser un realizador cuanto menos solvente en todas las películas que ha dirigido, y con esta película basada en el libro de Rudyard Kipling nos deja claro que sabe manejarse como nadie dentro del cine mainstream y de las películas de estudio.

Asumo que todo el mundo sabrá de qué va la historia, así que no me molestaré en detallarla. Lo que hay que decir es que estamos ante una película que, pese a estar dirigida hacia un público infantil, puede ser disfrutada por los adultos sin ningún tipo de rubor gracias a un ritmo trepidante, un buen sentido de la épica y a una extraordinaria realización técnica.

Pese a estar basada en la novela de Kipling y en la película clásica de Disney, podemos citar dos referentes más reconocibles para el público más actual: El Rey León y Ice Age. "El libro de la selva" resulta una especie de mezcla de la estructura de ambas, con lo cual no sorprenderá a nadie en cuanto a su desarrollo (aunque está claro que no es esa su intención), pero gracias a sus méritos técnicos se convierte en una perfecta actualización de ambas.
Los efectos digitales tal vez no alcancen a superar lo visto en producciones como El amanecer del planeta de los simios (Matt Reeves, 2014), pero se le acerca mucho. Cada vez cuesta más diferenciar entre personajes animados y reales, y la integración de los actores con decorados y personajes digitales está cada vez mejor implementada. El libro de la selva es una buena muestra de todo ello, y ciertamente resulta prodigiosa la recreación que se hace de panteras, tigres, osos o elefantes. Por tanto, un diez en este apartado.

La elección del niño Neel Sethi para interpretar a Mogwli también se antoja como un gran acierto, ya que el chaval resulta una perfecta recreación del personaje animado del clásico de Disney. En la versión original encontramos a una lista de actores de primer orden poniendo voz a los principales personajes, encabezados por gente del nivel de Bill Murray, Ben Kingsley, Idris Elba, Scarlett Johansson o Lupita Nyong'o.

En definitiva, creo que esta actualización de "El libro de la selva" supone un estimulante y entretenido ejercicio que aúna nostalgia y modernidad de una manera acertada. Tal vez algunas de las canciones puede quedar un poco fuera de tono respecto al conjunto, pero en general la película cumple su cometido con creces, igual que su director Jon Favreau.

Mi nota: 7

5 de mayo de 2016

THE LAST CONTRACT en El Heraldo de Galactus


Hoy, en El Heraldo de Galactus, hablamos de The Last Contract, obra creada por Ed Brisson y Lisandro Estherren para Boom! Studios. Se trata de una historia sobre un antiguo sicario, retirado y anciano, que se ve obligado a volver a la acción ya que alguien ha puesto su nombre en una lista negra. Magnífico relato negro que recomiendo totalmente.

Podéis leer la reseña completa en el siguente enlace, o pinchando en la imagen:
The Last Contract [Reseña]



3 de mayo de 2016

CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR (Anthony Russo / Joe Russo, 2016)

A estas alturas, Marvel tiene más que establecidas las normas que rigen su universo cinematográfico, y después de casi una quincena de películas creo que su público debe estar más que definido. Por tanto, creo que a la hora de hablar de Capitán América: Civil War debemos centrarnos en las novedades que ofrece. A grandes rasgos, los mayores alicientes son la inclusión de un puñado de personajes nuevos dentro de los Vengadores y la repetición de los hermanos Russo a la dirección tras el gran éxito de la que para muchos (entre los que me incluyo) es la mejor película de este nuevo universo marvel: Capitán América: El soldado de invierno (2014).

La historia esta vez se vertebra en dos tramas principales. Por una parte vemos cómo el gobierno propone controlar a los Vengadores tras las numerosas víctimas civiles colaterales que han provocado sus acciones. Esto llevará al grupo a dividirse en dos bandos que terminarán protagonizando el gran enfrentamiento de la película. Por otro lado volvemos a tener involucrado a Bucky Barnes (el soldado de invierno), en una trama urdida por el Barón Zemo y que será el detonante del verdadero cisma dentro del supergrupo.

Como decía, el gran atractivo de "Civil War" reside en la aparición de personajes como Spiderman, Pantera Negra o Ant-Man (tras su película en solitario). Sobre ellos diré que Spiderman me chirría un poco y lo encuentro un tanto metido con calzador. Además, he de decir que (y ahora podéis verter todo vuestro odio en mí) me convencía mucho más Andrew Garfield como Peter Parker que este joven Tom Holland que han elegido como el nuevo trepamuros. En cambio, me convencen bastante más Chadwick Boseman como Black Panther y Paul Rudd en la piel de Ant-Man. Es meritorio cómo los directores han conseguido que cada personaje tenga su minuto de gloria, cosa nada fácil al contar con tal cantidad de ellos.
En cuanto a las escenas de acción, tenemos una de cal y una de arena. Algunas están filmadas de modo demasiado videoclipero, con una cámara que no deja de moverse y que impide ver bien estas escenas. En contraposición, tenemos un par de secuencias magníficamente montadas. Una es la de la persecución en el túnel, una gran demostración del poderío de los superhombres en una simple carrera. La otra es la antológica lucha en el aeropuerto, con todos los personajes dándose de mamporros al más puro estilo comiquero y con un Ant-Man estelar.

Poco más que decir. Estamos ante un producto muy entretenido y con cierta enjundia que volverá a encandilar a quienes disfrutaron con las películas anteriores e irritará a aquellos que no comulgan con el cine de supertipos disfrazados. En mi opinión no estamos ante el cúlmen del cine de superhéroes, sino ante un capítulo más del universo que ha orquestado Marvel, y que acierta mucho más en su tono que la exagerada Los Vengadores 2: La era de Ultrón (2015). Por tanto, mientras Marvel siga haciendo las cosas tan bien, por mí no hay ningún problema.

Mi nota: 7