Buscar en este blog

Social

30 de abril de 2016

EL NIÑO Y LA BESTIA (Mamoru Hosoda, 2015)

Hacía muuuucho tiempo que no acudía al cine para ver una película de animación japonesa, pese a que en mis tiempos mozos pude ver Akira en pantalla grande. Exceptuando las producciones del Estudio Ghibli, pocas ocasiones se dan para ello. Afortunadamente, parece que últimamente están llegando más películas de este tipo a nuestras carteleras, y si hace apenas unas semanas se estrenaban El recuerdo de Marnie (Hiromasa Yonebayashi, 2016) y El cuento de la princesa Kaguya (Isao Takahata, 2013), ahora le ha tocado el turno a El niño y la bestia de Mamoru Hosoda (director de La chica que saltaba a través del tiempo o Summer Wars).

"El niño y la Bestia" cuenta la historia de Kyuta, un niño que escapa de la custodia de un familiar y que, vagando por las calles de Tokio, se topa con Kumatetsu, un ser fantástico con forma de oso. El niño seguirá a Kumatetsu hasta su mundo, y allí la bestia adoptará al niño como su aprendiz.
Estamos ante una historia de búsqueda de identidad, que hurga en el aspecto de las relaciones paterno filiales. Toda esta carga dramática queda enmascarada tras un mundo fantástico con un aspecto que nos puede recordar al Japón feudal.

La película está dividida en dos mitades bien diferenciadas. La primera me parece magnifica, y en su arranque nos encontramos con una sensacional representación del paso del mundo real a un mundo fantástico, que nos remite directamente a Alicia en el país de las maravillas o, hablando de cine animado oriental, El viaje de Chihiro. Es en este tramo de presentación de personajes y creación de universos donde la película de Hosoda muestra su mejor cara. La representación del mundo fantástico es fascinante, y en este entorno se nos regalan los mejores momentos de la complicada relación entre el niño y la bestia, con bastantes dosis de humor.
La segunda mitad, con el niño ya crecido, se vuelve más rutinaria y previsible. El conflicto entre los personajes no tarda en estallar, y los devaneos de Kyuta en el mundo de los humanos resultan en una gradual pérdida de interés para el espectador. Aunque el desenlace carezca de sorpresa, durante el tramo final asistimos a unas secuencias antológicas, y es que la imagen de la ballena bajo las calles de Tokio me parece un hallazgo visual sublime.

Aunque en varios momentos se aprecia el uso de técnicas digitales, sigue siendo una delicia ver animación artesanal en movimiento, y más cuando se crean universos tan ricos y originales como en "El niño y la bestia". Técnicamente la película es irreprochable, y la animación conseguida en las escenas de combates cuerpo a cuerpo es sencillamente increíble. Mención especial para el color que impregna el mundo de los seres antropomorfos, que resulta todo un festín visual.

En general, creo que "El niño y la bestia" pertenece a ese tipo de películas que, aunque tiene una parte original, no sorprende del todo y cuya historia nos suena a ya vista. Sin embargo, el cariño y mimo que desprenden sus fotogramas consiguen fascinarnos por momentos y hace que su impresión sea más que satisfactoria.

Mi nota: 6,5

28 de abril de 2016

VICTORIE CITY en El Heraldo de Galactus


En nuestra colaboración con El Heraldo de Galactus, hoy publicamos la reseña de Victorie City, miniserie de 4 números guionizada por Keith Carmack y dibujada por Vincent Nappi para la editorial independiente IDW. "Victorie City" nos adentra en los bajos fondos de una oscura ciudad, donde un detective tiene que lidiar con personas desaparecidas, asesinatos y corrupción policial.

Os invito a leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:
Victorie City [Reseña]


25 de abril de 2016

EL INVENCIBLE (Stanislaw Lem)

La astronave El Invencible aterriza en el planeta Regis III con una misión: intentar encontar a su gemela El Cóndor, que llegó al planeta años atrás y desapareció sin dejar rastro. Una de las expediciones dará con su paradero, pero lo que encontrarán hará que el misterio aumente.

Con El Invencible, novela publicada en 1964, Stanislaw Lem vuelve a explorar uno de los temas que impregnan buena parte de su obra: la incapacidad del ser humano para comprender un mundo extraño mediante el pensamiento racional y la mirada antropocéntrica. Una vez más, una expedición humana se enfrenta a algo completamente desconocido y se ve incapaz de comprenderlo. Como en muchos otros relatos de Lem, esta obra transmite una sensación de soledad y, sobre todo, de la complejidad de los métodos de comunicación del hombre. Aquí tenemos una clara metáfora de los problemas que se nos presentan a la hora de comunicarnos unos con otros, y un buen ejemplo es la relación fría y distante que mantiene el personaje protagonista Rohan con su superior.

La prosa sobria y detallista de Lem destaca especialmente en las increíbles descripciones del planeta Regis III y, sobre todo, en la imposible forma de vida que lo puebla. Como sucediera con el mar de Solaris, Lem es capaz con su maestría de trasladar al lector una fotografía de algo muy difícil de imaginar.
Si nos ponemos exquisitos, podemos llegar a interpretar a El Invencible (la nave) como la representación del conocimiento humano, el máximo progreso alcanzado por el hombre. Y, en nuestra incorregible soberbia, denominamos invencible a un conocimiento que se ve puesto en entredicho al enfrentarse a unas entidades que resultan tan extrañas como inexpugnables, y que al atacarnos nos devuelven a un estado infantil.

Aunque "El Invencible" es más explícita y literal que "Solaris", ambas comparten el tono sobrio del autor y un texto subyacente. "El Invencible" resulta mucho más accesible para el lector, acercándose en muchos momentos al género de aventuras, pero eso no implica que la entidad de la novela sea menor. De hecho, creo que "El Invencible" resulta un relato tan redondo como fascinante, auténtica ciencia ficción de altos quilates. 
Es un hecho que las obras maestras resisten con firmeza el paso del tiempo, pero sin duda en el género de la ciencia ficción esto es más complicado, ya que los avances técnicos pueden dejar obsoleta una obra por muy bien que esté escrita. En el caso de "El Invencible", pese a estar escrita hace más de 50 años, es maravilloso comprobar que no sólo ha envejecido extraordinariamente bien, sino que sigue más vigente que nunca. Magnífica.

Mi nota: 9

21 de abril de 2016

THE RATTLER en El Heraldo de Galactus


Seguimos sumando reseñas en El Heraldo de Galactus, amigos. En esta ocasión le toca el turno a The Rattler, una novela gráfica de Jason McNamara y Greg Hinkle de reciente aparición en Estados Unidos. Estamos ante una historia noir que introduce elementos de terror y que supone un descenso a los infiernos para su protagonista.

Os invito a leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:
The Rattler [Reseña]


18 de abril de 2016

GRAND PIANO (Eugenio Mira, 2013)

Muy lejos de mi intención estaba visionar Grand Piano. La dejé pasar en su momento ya que no me daba buena espina, y además, casi todas las referencias que me habían llegado sobre ella tampoco auguraban nada bueno. Pero, como ya dije en otra ocasión, aquí nos debemos a nuestro público (como si fuéramos famosos), y a través de twitter nos llegó el reto de nuestro blog amigo Ciruelas de ultratumba (a partir de ahora menos amigo XD) para echarle un ojo a esta película.

Pues bien, resulta que el guión de "Grand Piano", firmado por Damien Chazelle (director de Whiplash y guionista de cosas tan dispares como El último exorcismo 2 y Calle Cloverfield 10) era uno de esos que gustaba en las productoras pero que no terminaba de encontrar un proyecto en firme para su realización. Hasta que Rodrigo Cortés se interesó en él. El director de Enterrado (Buried, 2010) decidió ejercer de productor ofreciéndole la dirección al valenciano Eugenio Mira (The Birthday, Agnosia).

¿Y qué nos cuenta "Grand Piano"? La trama se centra en Tom Selznick (Elijah Wood), un reputado pianista que lleva 5 años sin tocar desde que sufrió el mal del "miedo escénico". Ahora que ha decidido abandonar su retiro, en mitad de su actuación encuentra un mensaje en su partitura con una manifiesta amenaza: o toca la partitura perfecta, sin fallar una sóla nota, o morirá de un disparo. La premisa, como podéis leer, resulta bastante llamativa y original. Además, desde los primeros minutos podemos comprobar el buen hacer de Eugenio Mira en el manejo de la cámara. Se habló mucho cuando se estrenó "Grand Piano" del espíritu hitchcockiano que impregna la cinta, pero en mi opinión el estilo que propone el director, tanto en su tono como en su forma, nos remite más certeramente a los thrillers del mejor Brian DePalma. Lamentablemente, este paralelismo se queda tan sólo en el apartado estilístico. Del resto hablamos ahora.

Pese a que el libreto de Chazelle nos propone un supuesto bastante curioso, el desarrollo de la trama resulta torpe. La decisión de situar casi toda la acción en el escenario de un teatro de conciertos es muy acertada, pero en cuanto la cámara abandona dicho escenario, el interés decae inexorablemente. A medida que avanza la trama somos testigos de un puñado de situaciones a cada cual más forzada, lo cual nos obliga a hacer un ejercicio de suspensión de la credibilidad para que el filme no nos parezca directamente ridículo, cosa que finalmente no consigue. El desenlace, que podía haberse aprovechado para dar una vuelta de tuerca epatante que dejara un mejor sabor de boca, es totalmente previsible y carente de originalidad, con lo que la sensación que nos queda al final es la de un producto que empieza bien pero que lentamente se precipita hasta caer en picado y estrellarse con estrépito.

El peso de la película recae en un Elijah Wood que no termina de resultar creíble como pianista, lo cual no ayuda a una trama ya de por sí cogida con pinzas. La aparición del nombre de John Cusack en los títulos de crédito iniciales supone un spoiler en sí mismo. Cusack aparece poco pero cuando lo hace ya es tarde para levantar la función.

En definitiva, "Grand Piano" es una película en la que sólo podemos salvar su correcta composición formal. En contraposición a la obligación del protagonista de no errar una sóla nota, la película es una constante sucesión de notas discordantes, por lo que el aplauso final es imposible.

Mi nota: 3

14 de abril de 2016

BLACK JACK KETCHUM en El Heraldo de Galactus


Nueva reseña comiquera en El Heraldo de Galactus. Hablamos en ella de Black Jack Ketchum, miniserie de 4 números creada por Brian Schirmer y Claudia Balboni para Image. Se trata de una curiosa aproximación a la figura del fojarido Tom Ketchum, que convivió con las más famosas bandas de pistoleros a finales del siglo XIX.

Os invito a leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:
Black Jack Ketchum [Reseña]


13 de abril de 2016

HUSH (Mike Flanagan, 2016)

Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de Mike Flanagan, tras las gratas sensaciones que me dejaron tanto Absentia (2011) como Oculus, el espejo del mal (2013). Curiosamente, su nueva película nos llega en exclusiva de la mano de Netflix para que la disfrutemos en nuestros hogares, sin que la cinta se haya podido ver en salas aparte de ser proyectada en algún festival.

Hush sigue la estela que marcaron películas como Sola en la oscuridad (Wait until dark, 1967), al presentarnos a un personaje femenino con algún tipo de impedimento que es acosada en la intimidad de su propia casa por un asaltante. La particularidad en "Hush" viene dada por la condición de sordomuda de la protagonista, aspecto éste que ha sido poco explotado en el cine de terror. Esto lo utiliza Flanagan para crear unas cuantas escenas de indiscutible tensión, aunque bajo mi punto de vista es un elemento al que se le podría haber sacado más partido. El director sabe jugar bien con el sonido, pero es este un recurso que utiliza bastante menos de lo esperado para una premisa como esta.
Una de las decisiones más arriesgadas de la cinta es la de quitarle la máscara al villano demasiado pronto, cosa que personalmente considero un error, ya que en este caso el efecto de la careta resulta bastante inquietante y el breve uso que se le da le resta mucho de impacto a la trama y le quita mucha entidad al acosador.

Junto a la sensación de tensión que la película genera en algunos momentos, y a la escalada de violencia que obtendremos en el tramo final, lo mejor lo encontramos en una magnífica actuación de la actriz protagonista Kate Siegel. Siegel, que repite con Mike Flanagan tras participar en la mencionada "Oculus, el espejo del mal", logra una gran credibilidad en su papel, de tal manera que al principio pensé que la actriz era sordomuda en la vida real, cosa que la propia película se encarga de desmentir (si la véis lo entenderéis). Su interpretación es tan intensa como convincente, y consigue hacer creíble la evolución de su personaje durante la película.
El otro papel de peso recae en John Gallagher Jr., al que vimos recientemente en Calle Cloverfield 10 (2016) con un aspecto muy diferente. Su personaje, una vez que se quita la máscara, adolece de cierta falta de presencia y queda por debajo de su partenaire femenina.

La impresión que deja "Hush" es que a Mike Flanagan se le da mejor el crear atmósferas inquietantes cuando hay algo sobrenatural de por medio. Aún así, dentro de su tono menor, la cinta sabe mantener un nivel de tensión aceptable con el que logra que el espectador no se aburra. Eso, unido a su reducido metraje, hacen de "Hush" una correcta pieza del subgénero home invasion y un thriller de terror recomendable.

Mi nota: 6

10 de abril de 2016

HIDDEN: TERROR EN KINGSVILLE (Matt Duffer / Ross Duffer, 2015)

Un matrimonio sobrevive con su hija pequeña en un refugio antinuclear. Llevan 300 días encerrados en ese pequeño espacio y viven con el continuo temor a unos seres de la superficie a los que llaman "los respidadores". Pese a ello intentan llevar una vida lo más normal posible. 

Hidden: Terror en Kingsville es una película pequeña, de esas que cubren su reducido presupuesto con un puñado de buenas ideas e intenciones. Podemos encontrarle algunas similitudes con la reciente Calle Cloverfield 10 (2016), por eso de que ambas transcurren en un reducido espacio cerrado con un trío de personajes. Pero mientras la secuela de "Monstruoso" se refugiaba en la ambigüedad de su trama, aquí las cartas están sobre la mesa desde el principio (aunque, como veremos más adelante, el desenlace plantee un gran giro). "Hidden" es formalmente oscura, tanto que a veces nos cuesta ver lo que está sucediendo en pantalla, y aprovecha esa circunstancia para ofrecer momentos de tensión que resultan acertados. De inicio no se nos dan explicaciones de qué tipo de catástrofe ha terminado con los protagonistas recluidos bajo tierra, y los directores optan por insertar un par de flashbacks para aclararnos la historia, aunque esto sucederá con la película bastante avanzada. Cierto es que algunas situaciones están un tanto forzadas con el objetivo de crear tensión, pero en general "Hidden" logra mantener el interés durante su corto metraje.
Tal vez lo más interesante de la película, tanto para bien como para mal, venga en su desenlace gracias al giro que se nos propone. Personalmente compro este final, aunque puedo entender que haya gente a la que le parecerá un giro tramposo.

El trío protagonista está formado por Alexander Skarsgard (conocido por la serie True Blood), Andrea Riseborough (a la que vimos en Birdman (2014)), y la niña Emily Alyn Lind. Los tres actores cumplen con unas actuaciones sobrias, tal vez podríamos decir que el personaje de la cría queda un tanto deslucido, ya que los infantes suelen dar mucho juego en este tipo de producciones y aquí no termina de aprovecharse del todo.

Poco más que decir, estamos ante una cinta plenamente consciente de su modestia pero que logra aprovechar los recursos con los que cuenta para ofrecer un thriller de terror solvente y con un final que puede sorprender o indignar a partes iguales. Me gustaría saber qué os ha parecido a aquellos/as que la hayáis visto.

Mi nota: 6

7 de abril de 2016

SOUTHERN CROSS en El Heraldo de Galactus


En esta segunda colaboración para El Heraldo de Galactus, hablamos de Southern Cross, cómic creado por Becky Cloonan y Andy Belanger para Image Comics. "Southern Cross" es el nombre de un gigantesco transatlántico espacial que hace el trayecto entre la Tierra y Titán. Allí embarca Alex Braith con el fin de investigar qué llevó a la muerte a su hermana.


Estamos ante un cómic de intriga, que sabe mezclar terror psicológico con ciencia ficción y que cuenta con muchas otras virtudes. Os invito a leer la reseña completa en el siguiente enlace:

Southern Cross [Reseña]

6 de abril de 2016

7 CÓMICS QUE PODRÁN VERSE EN TV en Genblog.net


Publicamos un nuevo artículo en Generación Blogger. Como podréis suponer por el título, hablamos de 7 cómics que serán adaptados a la pequeña pantalla en un futuro más o menos cercano. Pese a la gran cantidad de series de superhéroes que campan a sus anchas por diferentes cadenas, hemos preferido mencionar a 7 cómics que no son tan conocidos entre el gran público, y que se alejan del género pijamero para ofrecer algo diferente, con un estilo mucho más independiente y original.

Espero que os haya picado la curiosidad para leer el artículo. Si es así, podéis leerlo en el siguiente enlace:

¡Que lo disfrutéis!

4 de abril de 2016

LA CARTA 44 vol. 2 (Charles Soule, Alberto Jiménez Alburquerque - Norma Editorial)


Tras el gran sabor de boca que me deparó el primer volúmen de La Carta 44, por fin pude leer el segundo tomo, de reciente aparición en nuestro país. La historia continúa donde lo dejó el primer arco, con la misma estructura de contarnos por una parte la trama política en la Tierra y por otra los problemas que han de enfrentar los tripulantes de la nave Clarke en el cinturón de asteroides.


Hay que decir que a este segundo volúmen le pesan un par de aspectos negativos. Uno es la invitable pérdida de frescura y del factor sorpresa, ya que se sigue al dedillo la estructura que implantó Charles Soule en el tomo precedente. El otro pero es la introducción de situaciones demasiado forzadas con las que cuesta comulgar. El elemento fantástico es mayor y se desarrolla de un modo que no me termina de convencer. Esto le quita algo de misterio al asunto, aunque también se plantean nuevas incógnitas. He de decir también que el dibujo de Alberto Jiménez Alburquerque empieza a chirriarme bastante por momentos. No sé si ha empeorado o, simplemente, ha perdido la novedad y eso le resta enteros.

Sin embargo, pese a estos defectos, sigue siendo una lectura altamente adictiva. Sorprendentemente para una obra de ciencia ficción, Charles Soule consigue que por momentos nos interese más la trama política que la puramente espacial. Esto es gracias a un acentuado tono culebronesco y a una escalada de acontecimientos de una trascendencia cada vez mayor.
El tomo, que comprende los números 8 a 13 del original, va claramente de menos a más, y tras unos primeros números utilizados sobre todo para colocar nuevas subtramas, el cómic agarra un ritmo ascendente que no suelta hasta una conclusión  en todo lo alto que nos deja expectantes y con muchas ganas de saber más.


Por tanto, puede que el tomo acuse una clara pérdida de espontaneidad y que sufra de un cierto enrevesamiento de la trama fantástica, pero no se le puede negar su capacidad de resultar muy entretenido y absorbente. Y nuevamente nos hace desear la pronta publicación del siguiente volúmen.

Mi nota: 6,5

Relacionado: La Carta 44 vol. 1