Buscar en este blog

Social

28 de febrero de 2016

EL BOSQUE DE LOS SUICIDIOS (Jason Zada, 2016)

Pese a la casi unánime opinión negativa que se ha vertido estos días sobre El bosque de los suicidios (The Forest), acudí al cine con la esperanza de repetir el efecto de Annabelle (2014), película que no gustó a nadie pero que me pareció más que decente. Por desgracia, en esta ocasión no ha habido suerte.

"El bosque de los suicidios" nos cuenta cómo una mujer viaja a Aokigahara, Japón, donde desapareció su hermana recientemente. La región es famosa por ser el lugar elegido por numerosos suicidas para poner fin a sus vidas.
A priori, la premisa pinta interesante, pero pronto cualquier expectativa queda rebajada ante la sucesión de sustos fáciles e injustificados que inundan la película. A medida que la trama avanza, la cosa va empeorando al introducir situaciones tramposas y personajes que juegan al despiste porque sí. Hay algún susto medianamente logrado, pero en ningún caso salva la función.

Decir que el bosque está desaprovechado es ser muy generoso. Resulta totalmente decepcionante ver el magnífico entorno con el que cuenta la producción (aunque no se rodó en Japón sino en el bosque de Tara en Serbia) y comprobar su insulsa utilización. Una película de este tipo requería que el bosque fuera el gran protagonista y aquí su función queda relegada a ser el decorado donde transcurre la acción. También hubiera sido apropiada la creación de un tono denso y sutil, pero me temo que el director no debe conocer el significado de la palabra atmósfera.

Al final, la película queda como un vehículo de lucimiento para una Natalie Dormer que tampoco alcanza a dar la talla, de hecho hay momentos en que logra que su personaje nos caiga bastante mal.  
El que hayan utilizado la leyenda del bosque de Aokigahara para perpetrar tamaño despropósito es imperdonable. La sensación que queda es la de haber visto un telefilme cutre sin ningún interés. Lo único bueno que puedo decir es que no te duermes viéndola, aunque tal vez sea mejor opción. Por cierto, mención especial para esos móviles de baterías inagotables que aparecen en estas películas. ¿Alguien puede decirme dónde los venden?
En fin, habrá que apuntar el nombre del director, Jason Zada. Pero en la lista negra.

Mi nota: 2

26 de febrero de 2016

ATARI: GAME OVER EN CON F DE...FREAK!


Es para mí un gran honor anunciar que colaboramos con el blog Con F de...Freak!
He pasado un rato genial viendo el documental Atari: Game Over (Zak Penn, 2014) y escribiendo sobre él, y espero que eso se haya trasladado al texto. Se trata de un documental que gira en torno a la rocambolesca leyenda que se ha forjado alrededor del considerado peor videojuego de la historia: ET, the Extra-Terrestrial.
Podéis leerlo pinchando AQUÍ. Os lo recomiendo!

Gracias al amigo Pere Sbert (@FearlessComb780) por proponérmelo.

EL FIN DE LA ETERNIDAD (Isaac Asimov)

Esta entrada es muy especial porque supone la primera colaboración de un amigo fuera de la sección "Versus". Aprovecho para recordar que este es un blog abierto y que cualquiera que desee colaborar será más que bienvenido. El artículo que vais a leer viene firmado por Pere Sbert (@FearlessComb780 en twitter), responsable de Con F... de Freak!, un blog que os recomiendo encarecidamente si os gusta cualquier tema relacionado con la cultura popular. Videojuegos, cine, series, comics, libros...nada escapa al particular filtro de este mallorquín que, además, tiene una maravillosa serie de artículos sobre tiendas "freaks". Pere es un gran aficionado a la ciencia ficción, y lo demuestra con un magnífico análisis sobre el clasicazo de Isaac Asimov "El fin de la Eternidad" que podéis disfrutar a continuación. ¡Mil gracias, Pere!

EL FIN DE LA ETERNIDAD (por Pere Sbert)

De todos los libros de Isaac AsimovEl fin de la Eternidad (The end of Eternity), publicado en 1955, está considerado como uno de los más maduros y una de las obras cumbre del período conocido como La Edad de Oro de la ciencia ficción.

La novela aborda un tema, ahora clásico, como es el de los viajes en el tiempo, en el que el propio Asimov apenas había profundizado por considerarlo demasiado complejo. El autor imaginó una organización, la Eternidad, que opera al margen del tiempo controlando el desarrollo de la humanidad. Sus agentes, los Eternos, vigilan las sociedades y, cuando detectan alguna característica indeseable o que pudiera conducir a un evento indeseable, inducen cambios en la historia para reconducir la situación. Todo ello a espaldas de los temporales (personas ajenas a la Eternidad, es decir, nosotros), que jamás se aperciben de las alteraciones, pues en cuanto se producen sus recuerdos, toda su vida se reescribe como si jamás hubiera habido otro pasado.

En este marco argumental entra en juego Andrew Harlan el agente Eterno, hombre de confianza del coordinador Twissell, el líder de la organización de la Eternidad. Su trabajo consiste en determinar el Cambio Mínimo Necesario a implementar en una realidad para obtener el Resultado Máximo Deseable… y, a continuación, ejecutar dicho cambio; alterando con ello las vidas de millones de personas, incluso borrando su existencia cuando no existe otro remedio.

Sin embargo, en el transcurso de una misión rutinaria, conoce y se enamora de Noys Lambent, una temporal. Entonces, ante la certeza de que al aplicar el Cambio Mínimo Necesario implica modificar irreversiblemente la personalidad de Noys, Andrew rompe todas las normas, extrae a la chica de su tiempo y se la oculta a La Eternidad. Además Andrew pone en juego su as en la manga, un secreto que no debería conocer y que en manos expertas como las suyas, podría conducir a la destrucción de la línea temporal que conduce a la creación de la propia Eternidad: el secreto de lo que sucede en los Siglos Ocultos, un periodo en un futuro distante (entre el 70.000 y el 150.000) al cual los Eternos no tienen acceso y a cuyo fin aparece una Tierra despoblada.

A partir de aquí  Asimov teje una complicada trama en la que, mediante paradojas temporales y bucles causales, explora y profundiza en el plano ético de las acciones del protagonista y de La Eternidad.

Como buena novela de ciencia ficción Rusa de mediados del siglo XX, esta crítica, reflejo de una situación social y política real (La Rusia de Stalin) es su gran valor y en donde la novela alcanza su mayor profundidad: la Eternidad constituye una dictadura, tan absoluta que no cabe rebelión externa contra ella, pues los hombres sujetos a sus designios desconocen hallarse en tal situación.

Cabe destacar que, dentro de la trayectoria de Asimov, esta novela es un “Rara Avis” al profundizar (aunque de forma bastante torpe) en los sentimientos de sus protagonistas, que incluso juegan un papel importante en la trama. A la postre, sin embargo, es la racionalidad la que fuerza los acontecimientos hacía su conclusión: antes que el amor, lo que triunfa es la libertad; libertad para cometer errores; imprescindible para maximizar las posibilidades futuras y alcanzar auténtica grandeza.

En resumen, “El fin de la Eternidad” posee esa genialidad, elegancia formal y estilo que Asimov imprimía en sus textos, y es una novela perfecta para introducirse en la ciencia ficción, ya que posee una trama interesante y llena de misterios que incita a seguir leyendo hasta terminar el libro, un ritmo sorprendenemente ágil y es mucho menos densa de lo que, en un principio puede parecer, a pesar de la complejidad de su argumento.

24 de febrero de 2016

CENIZAS (Alvaro Ortiz, Astiberri)


Está claro que hoy en día la oferta cultural es tan grande que es inevitable que muchos productos nos pasen desapercibidos en pos de otros que nos llaman más la atención. Eso me ha pasado con las obras de Alvaro Ortiz, historietista nacido en Zaragoza y del que poco o nada conocía más allá de las portadas de sus cómics. Ahora intento enmendar esta laguna, y la obra elegida para empezar con él ha sido Cenizas.

Me voy a inventar un término. Si a las películas que giran alrededor de un viaje por carretera se las denomina road movies, yo voy a llamar a "Cenizas" un road comic o, mejor, un road tebeo. Y es que Cenizas captura perfectamente el espíritu de ese tipo de películas en una historia en la que los personajes están en continuo movimiento, avanzando hacia un lugar desconocido en una especie de viaje iniciático en el que se hace patente la mella que hace el paso del tiempo sobre la amistad.
La trama comienza con tres amigos que se reúnen tras mucho tiempo sin verse. El motivo de la reunión es cumplir la última voluntad de un amigo recientemente fallecido, que no es otra que la de llevar sus cenizas a un lugar remoto y desconocido marcado en un mapa.
La novela gráfica tiene un tono costumbrista y bucólico con una trama a ratos surrealista y que parece sacada de la cabeza de gente como Quentin Tarantino o David Lynch. Aunque no estamos ante una comedia, la obra está recorrida por un fino sentido del humor que se hace patente en algunas de las situaciones más absurdas y en los personajes más pintorescos. Personajes, por cierto, que están construidos con mucho mimo. La presentación de cada uno de los protagonistas es ejemplar, y en apenas unas pocas viñetas se nos pone en antecedentes sobre el trasfondo de todos ellos. Además, se nos propone un pequeño misterio como hilo conductor de toda la trama y que nos mantiene interesados durante toda su lectura.


El diseño de las páginas es bastante curioso, ya que Alvaro Ortiz utiliza muy a menudo una especie de cuadrícula en la que inserta una gran cantidad de viñetas por página. Pese a ser viñetas muy pequeñas y con abundante texto, su lectura es sorprendentemente dinámica y consigue un efecto novedoso y fresco.
El dibujo de Ortiz resulta encantador, presentando unas líneas claras y en cierto modo infantiles que huyen de mecanismos complicados pero que terminan siendo muy detalladas. Es una delicia el tratamiento de todas las escenas de carretera, en la que Ortiz logra trasladar la sensación de movimiento y de paso del tiempo a través de unas localizaciones muy realistas. En cuanto al color, el autor opta por colores suaves que no sean agresivos a la vista, y que son perfectos para su estilo de dibujo. En conjunción, el arte abunda en el tono reflexivo y nostálgico que impregna la obra.


"Cenizas" me ha sorprendido muy gratamente. Este relato es una melancólica mirada a la amistad y la madurez en lo que podríamos definir como una vuelta de tuerca adulta a Cuenta conmigo. Resulta gratificante acompañar a sus protagonistas en ese "viaje del héroe" que, tarde o temprano, todos terminamos haciendo. Magnífica obra para un autor a seguir.

Mi nota: 9

22 de febrero de 2016

DEADPOOL (Tim Miller, 2016)

Antes de empezar, dos advertencias. La primera es que si sois padres, no se os ocurra llevar a vuestros hijos a ver esta película (bueno, si tenéis 70 años y tenéis hijos de 40 podéis hacerlo). Y la segunda, es que reconozco que prácticamente no conocía nada del personaje de Deadpool. Salvo honrosas excepciones, hace mucho que no leo cómics de superhéroes, y además me tira mucho más el universo DC que el marvelita. Con lo cual, perdonaréis que no pueda hablar del trasfondo del personaje ni de la fidelidad de la adaptación al cine. Dicho lo cual, entremos en harina.

"Deadpool" coge el cine de superhéroes al que nos hemos acostumbrado durante los últimos años y le da una irreverente vuelta de tuerca. Aunque lo que se nos presenta no deja de ser una trama de orígenes clásica y la parte superheroica está presente durante toda la película, estamos ante una comedia. Comedia guarra, eso sí, pero comedia al fin y al cabo. Y es que "Deadpool" chorrea humor por los cuatros costados, con gags continuos y múltiples referencias a diferentes sectores de la cultura popular. Algunos chistes me han hecho mucha gracia, pero es cierto que la película hace gala en su mayor parte de un humor obsceno, escatológico y hasta de mal gusto. Te tiene que gustar ese tipo de humor cafre, cosa que conmigo sólo ha funcionado a ratos. 

Técnicamente no difiere mucho de la mayoría de películas de superhéroes. Tal vez no alcance la excelencia en cuanto a algunos efectos (la recreación de Coloso me chirría un poco), pero cumple con nota. Un buen ejemplo es la magnífica utilización de la cámara lenta que se hace en varios momentos, especialmente en la brutal secuencia inicial. Sea como sea, "Deadpool" posee un ritmo muy dinámico gracias a las escenas de acción y a unos diálogos con chispa y chicha. Vuelvo a avisar de que no estamos ante una película de superhéroes al uso, ya que el personaje principal, en su incesante cháchara, se dirige en muchas ocasiones hacia el espectador en un recurso gracioso pero que puede llegar a cansar. 

Se nota que a Ryan Reynolds le encanta Deadpool, ya lo demostró en la cachonda campaña de promoción y vuelve a hacerlo en la película. Reynolds es, sin duda, lo mejor del film, hace suyo el personaje, transmitiendo en todo momento un gran carisma y llevando el peso de la función. No cabe duda de que el canadiense sigue en su línea ascendente con la que está logrando hacer olvidar su pasado como actor de comedias románticas.
Ed Skrein, el sucesor de Jason Statham en la saga Transporter, interpreta al villano de la función. No puedo decir que lo haga mal, pero sin duda carece de la entidad de su némesis. El resto de papeles reseñables se lo reparte un trío de féminas: la sensual Morena Baccarin (en un papel que, todo hay que decirlo, no le pega demasiado), la joven Brianna Hildebrand (haciendo de Negasónica, la X-Men adolescente que acompaña a Coloso) y la contundente Gina Carano como brutal secuaz del villano.

Pese a su evidente tono cani, encuentro que al debutante Tim Miller le ha quedado un producto bastante entretenido y que, desde luego, se sale de lo común dentro del género superheróico. La duda que me queda es cómo van a afrontar la integración de un personaje tan sacado de madre dentro de una franquicia tan clásica como X-Men. Lo veo complicado.

Mi nota: 6,5

21 de febrero de 2016

LA GRAN APUESTA (Adam McKay, 2015)

Con algo de miedo acudí a ver La gran apuesta (The big short) ya que a la hora de elegir una película la temática económica no se encuentra entre mis preferencias. Sin embargo, animado por algunas buenas críticas de gente que respeto, decidí darle una oportunidad.
La verdad es que "La gran apuesta" resulta sorprendentemente dinámica para el tema que trata, con algunas secuencias que parecen más propias de un documental. La trama sigue a un grupo de personas que, por separado, descubren que la aparentemente indestructible burbuja inmobiliaria va a sufrir un pinchazo irremediable, lo cual, como bien sabemos, tendrá graves repercusiones a escala mundial.
Resulta complicado englobar "La gran apuesta" dentro de un género. Podríamos decir que la película se dedica a divulgar cómo se llegó a la crisis a través de conceptos económicos, y lo hace de un modo original y por momentos divertido. Todo para que el espectador sea consciente de una realidad que, aunque pueda intuirse, no suele mostrarse a plena cara ante nosotros. Y ese es el gran valor de "La gran apuesta", una magnífica utilización de los recursos cinematográficos para desvelar una verdad incómoda que nos afecta a todos.

Como ya sucedía en Spotlight (2015), el protagonismo queda repartido entre un grupo de actores de mucho renombre. Christian Bale, Ryan Gosling, Steve Carell y Brad Pitt (en un papel menor) son los cabezas de cartel. Todos rayan a un gran nivel, pero me gustó especialmente la interpretación de Carell, tal vez el personaje con más trasfondo de la película. También quiero destacar al joven John Magaro, bastante convincente cada vez que aparece.
Sorprende el enorme cambio de registro del director Adam McKay, ya que llevaba años dirigiendo comedias al servicio de Will Ferrell, y que de repente se ha sacado de la chistera una producción en las antípodas de ese tipo de cine. Hay que decir que la película está basada en el libro homónimo de Michael Lewis, escritor y periodista económico que conoce al dedillo los intríngulis de Wall Street ya que trabajó durante varios años en Salomon Brothers.

Es curioso que coincidan en el tiempo dos películas como "La gran apuesta" y la citada "Spotlight". Ambas competirán en los Oscars compartiendo la vocación de denuncia de un tema bastante grave, aunque el tono de ambas difiere totalmente. "La gran apuesta" introduce humor negro y algunos cameos impagables, no ya para quitar dramatismo, sino para podamos masticar lo que nos cuenta de una manera más sencilla. Considero además que cinematográficamente tiene más virtudes que la película de Tom McCarthy, aunque cierto es que el espectador puede acusar el tramo final debido a la larga duración. El caso es que al salir del cine la sensación con ambas películas es muy parecida, ya que las dos te causan una especie de indignación resignada. Pero supungo que el primer paso para cambiar las cosas es ser consciente de ellas, y es por ello que debemos aplaudir este tipo de propuestas.

Mi nota: 7,5

17 de febrero de 2016

POD (Mickey Keating, 2015)

Una pareja de hermanos, tras recibir un inquietante mensaje telefónico, acude a la apartada cabaña donde vive su otro hermano, el cual tiene antecedentes de enfermedad mental. Una vez allí, se encontrarán con una historia difícil de creer.

Bueno, basta ya de superproducciones y películas nominadas a los Oscars. De vez en cuando viene bien bucear en "joyitas" poco conocidas del cine de género, aunque sólo sea para desatascar. Pod es una modestísima producción rodada en sólo 15 días con apenas 3 actores y una localización. Pese a los pocos medios, lo cierto es que a ratos consigue transmitir una buena sensación de terror psicológico gracias a un planteamiento interesante que puede recordar en cierta medida a Señales (M. Night Shyamalan, 2002), aunque aquí se tira por otros derroteros. El problema con este tipo de películas es que la premisa suele ser mucho más interesante que el propio desarrollo de la trama, y "Pod" no es una excepción a pesar de que logra mantener el interés del espectador durante bastante tiempo.

El escaso presupuesto no permite grandes alardes técnicos, y el director Mickey Keating lo suple con planos oscuros y movimientos de cámara frenéticos en los momentos clave. Esto no lo digo como algo negativo, ya que la película es perfectamente visible en todo momento. Rodada en el frío estado de Maine en pleno invierno, la película nos regala un puñado de postales de paisajes nevados. Pero es una lástima que el entorno no se aprovechara un poco más, ya que la mayor parte de la película está rodada en el interior de la cabaña.

El punto más negativo de "Pod" viene con su reparto. Dean Cates y Lauren Ashley Carter se salvan un poco de la quema, pero Brian Morvant (actor curtido en series de televisión) realiza una de las interpretaciones más sobreactuadas que recuerdo, lastrando mucho la película con una cantidad exagerada de gestos y miradas que casi parecen una parodia. Esto, sumado a una parte final demasiado convencional, hace que el conjunto quede muy perjudicado.

En definitiva, "Pod" es una película que tiene cierto interés pero en la que los aspectos negativos terminan pesando demasiado. Aún así, dura poco y no es, ni de lejos, lo peor que he visto. No soy muy amigo de remakes, pero no me importaría ver esta misma historia con más medios y con actores de mayor bagaje.

Mi nota: 4

15 de febrero de 2016

CREED: LA LEYENDA DE ROCKY (Ryan Coogler, 2015)

Nunca me ha atraído el mundo pugilístico, lo reconozco. Pero, como cualquier chavalín de mi época, disfruté en su momento de las cuatro primeras películas de la saga Rocky, alucinando al ver al potro italiano partirse la cara ya fuera contra aquella mole humana llamada Ivan Drago o contra el mismísimo Mr. T. Curiosamente, recuerdo con menos claridad los enfrentamientos ante Apollo Creed, que es la figura que conecta esas primeras películas con esta Creed.

La estructura de "Creed: La leyenda de Rocky" la convierte en una especie de remake/homenaje de la primera "Rocky", ya que repite el esquema básico de aquella aunque aportando un punto de vista moderno y actual que le sienta muy bien a la película. Ryan Coogler consigue que los espectadores nos retrotraigamos a las peliculas originales aportando un evidente punto nostálgico, sin que ello reste importancia a la historia que nos cuenta, que no es otra que la de Adonis Creed, el hijo de Apollo. Como decía, el desarrollo del film bebe mucho de toda la saga, alternando los momentos más puramente boxísticos con la inevitable trama dramática. Aunque la película acusa en algún momento pequeños valles en el ritmo, el esquema sigue funcionando como un reloj. El único pero que pongo es la elección del contrincante, que aunque resulta creíble como un boxeador actual, carece de la grandeza y el carisma que siempre han tenido los "villanos" en la saga.

Aunque no vamos a tener grandes alardes técnicos, quiero destacar el magnífico primer combate, rodado en un plano secuencia en el que Coogler coloca la cámara pegada a los boxeadores para que el espectador casi pueda sentir los golpes en sus propias carnes. Otro aspecto reseñable es la música, que es una vuelta de tuerca del tema original de "Rocky" y que, en mi opinión, constituye un buen ejemplo de la filosofía de "Creed": homenajear y modernizar.

El gran atractivo de la cinta es ver de nuevo a Sylvester Stallone en la piel del personaje que le dio fama, y como no podía ser de otra forma el actor sale más que airoso, ya que queda claro que Stallone no interpreta a Rocky, sino que ES Rocky. La nominación al Oscar para él es un justo reconocimiento para un Stallone que de alguna manera logra cerrar el círculo de su carrera interpretativa.
Tras verle en ese inmenso fiasco que fue Cuatro Fantásticos (Josh Trank, 2015), poco esperaba del soso Michael B. Jordan. Sin embargo, el actor no sólo consigue recuperarse de ese gran borrón, sino que logra un sorprendente mimetismo con su personaje, resultando en algunos momentos bastante parecido a su padre en la ficción. Magnífica interpretación de Michael B. Jordan que debería haber acompañado a Stallone a la ceremonia de los Oscar como nominado.

Poco más que decir, "Creed" resulta un buen golpe en la mandíbula que, aunque no logra noquear, supone un emotivo regreso y homenaje para una saga que, queramos o no, está entre las más famosas de la historia del cine.

Mi nota: 7

13 de febrero de 2016

CIENCIA OSCURA vol. 2 (Rick Remender, Matteo Scalera - Norma Editorial)


El volúmen 2 de Ciencia Oscura retoma las aventuras de los viajeros interdimensionales justo donde lo dejó el primer tomo. Pese a que la trama da un pequeño respiro en cuanto a saltos dimensionales, el ritmo de la narración sigue siendo igual de entretenido y trepidante ya que no dejan de pasar cosas. El nivel de "culebronismo" va en aumento, ya que las relaciones entre los personajes se van complicando poco a poco a la vez que la historia se va enrevesando.


Rick Remender sigue fiel a su estilo, utilizando la estructura característica en la que inserta cuadros de pensamiento de un personaje dentro de cada escena de acción. Este recurso funciona bastante bien, pero reconozco que su constante repetición puede llegar a cansar al lector. El guión tiene también algo de tramposillo en algunos detalles, como el del hechicero indio que de repente empieza a hablar el mismo idioma que los personajes. Sea como sea, lo cierto es que Remender se las apaña para, cada vez que la cosa empieza a flojear, sacarse de la manga un cliffhanger con el que sorprendernos.
Sólo puedo calificar de espectacular el dibujo de Matteo Scalera, que consigue algunas páginas que son auténticas obras de arte, recordando su estilo en algunos momentos al mejor Walt Simonson. Cierto es que tal vez se abusa de la utilización de la doble página (alguna de ellas en blanco), pero ello no desmerece un trabajo tan bueno y a la vez tan funcional que vuelve a brillar especialmente en las viñetas de más acción. También vuelve a ser reseñable cómo el color de Dean White colabora a dar vida a las páginas.


Hay que dar un pequeño tirón de orejas a Norma por publicar una tirada defectuosa en la que el plástico de las tapas se despegaba. Sin embargo, es de agradecer la rápida reacción de la editorial, que no tardó en retirar esa tirada para sustituirla posteriormente.
Tal vez este segundo volúmen pueda acusar un pequeño bajón respecto al primero, debido a la pérdida del factor sorpresa y a la repetición de ciertos esquemas. Pero aún así, "Ciencia Oscura" continúa siendo una de las series de referencia en cuanto ciencia-ficción gracias a un sugestivo planteamiento, un ritmo imparable y un dibujo excepcional.

Mi nota: 7

Relacionado: Ciencia Oscura vol. 1

11 de febrero de 2016

SPOTLIGHT (Tom McCarthy, 2015)

Spotlight pertenece a ese grupo de películas que se dedica a desvelar hechos que normalmente no salen a la luz, en esta ocasión el de los casos de pederastia dentro de la iglesia católica. Y lo hace recreando la investigación de un grupo de periodistas del Boston Globe que quiere dar luz a estos sucesos y que va destapando una verdad mucho más grande de lo inicialmente esperado.

La totalidad de la trama sigue al detalle el ejemplar trabajo de investigación que llevó a cabo este equipo de periodistas, haciendo partícipe al espectador en el proceso. El tono de la película es muy sobrio y totalmente alejado de aspavientos, limitándose casi siempre a exponer los hechos con frialdad. Eso no impide que algunos momentos resulten muy intensos debido a la gravedad de los hechos que se van descubriendo. Podría parecer que estamos ante una producción lenta y pesada, pero la verdad es que Tom McCarthy se las arregla para construir una película dinámica con un montaje modélico y que en ningún momento se hace aburrida pese a su largo metraje (128 minutos).

El peso de la función está perfectamente repartido entre todos los actores, sin que haya ninguno que destaque sobre los demás gracias a una fantástica interpretación coral. Curiosamente, el único que me desentona un poco es Mark Ruffalo, que compone un personaje algo pasado de vueltas y en un estado de constante nerviosismo. Sin embargo, Ruffalo ha sido nominado al Oscar por este papel. También ha obtenido una justa nominación Rachel McAdams, aunque su interpretación no queda por encima de la de Michael Keaton, John Slattery, Liev Schreiber o Stanley Tucci. Todos están perfectos y suponen un gran extra para la película.

Aunque no me parece la película del año ya que resulta bastante convencional cinematográficamente hablando, su visionado resulta sin duda totalmente necesario para recordarnos dos cosas: que los abusos sexuales dentro de la iglesia existen, y que el periodismo es algo mucho más serio de lo que parece en estos tiempos. Y ahí es donde reside su relevancia y donde "Spotlight" se muestra triunfadora.

Mi nota: 7,5

9 de febrero de 2016

LIEBSTER AWARDS


Pues sí, amigos. Hoy no hablaremos de ninguna película, cómic o libro. Resulta que me han nominado para el Liebster Award, que más que un premio es una iniciativa que ayuda a dar a conocer blogs que tienen pocos suscriptores, como es el caso de este humilde espacio. Reconozco que no soy muy dado a este tipo de cosas, pero uno se debe a su audiencia por pequeña que sea (pequeña pero selecta, eso sí!), así que desde aquí agradezco esta nominación a Ciruelas de ultratumba, blog dedicado en esencia al cine de terror que recomiendo encarecidamente, no porque sea un blog amigo, sino por la calidad de sus contenidos y su declarado amor al género. Además de visitarlo, podéis seguir sus novedades en twitter a través del usuario @CiruelasBlog. Hacedme caso, ya estáis tardando.

Bueno, el meollo del asunto consiste en responder a 11 preguntas y a continuación enviar otras 11 cuestiones a 5 blogs para darles visibilidad. Podéis encontrar todos los detalles de esta iniciativa en la web de Liebster Awards. A continuación procedo a contestar las preguntas que me han remitido.

1. ¿Eres más de perros o de gatos?
Aunque los gatetes están de moda en instagram, soy más de perros.

2. ¿Por qué decidiste abrir tu blog?
Un amigo me animó a hacerlo y, una vez que empiezas le coges el gusanillo y te enganchas. Me divierte y me motiva escribir, me sirve para practicar mis dotes de redacción y si, además, mis recomendaciones le valen a alguien, genial.

3. ¿Y por qué elegiste ese nombre?
Pues mi blog se llama Dentro del Monolito como homenaje a la película que cambió mis esquemas y me hizo mirar el cine de otra manera: 2001, una odisea del espacio. Para que comprendáis lo que esta película significa para mí, podéis leer el post que le dediqué aquí.

4. ¿Quién es tu director de cine favorito?
Stanley Kubrick, sin duda no ha habido otro igual.

5. ¿Quién es tu escritor favorito?
Arthur C. Clarke marcó mi adolescencia y es el primero que debo nombrar, pero después de leer a autores como Stanislaw Lem, Cormac McCarthy, Salman Rushdie, Jorge Luis Borges o H.P Lovecraft, a uno le quedan pocas ganas de volver a leer bestsellers.

6. La mejor adaptación cinematográfica que se ha hecho de una novela o relato es…
La naranja mecánica. Pero llevo toda la vida esperando que adapten Cita con Rama, y no hay manera...

7. La película que, sin lugar a dudas, merece al menos novela para profundizar más en lo que cuenta es…
Creo que si una película necesita una novela adicional para quedar completa, es que no está bien hecha.

8. ¿Crees que las redes sociales, tal y como las conocemos, caerán en el olvido o se mantendrán a largo plazo?
Sin duda desaparecerán para dar lugar a una versión evolucionada en la que nadie quedará libre de su influencia y, por supuesto, su control. Ya lo decía Orwell...

9. ¿Y los blogs que utilizan la palabra escrita?
Necesariamente habrán de desaparecer o reducirse, pues la saturación de información alcanzará un punto de no retorno. Supongo que todos tenemos el mismo derecho a publicar en un blog, pero llegará un momento en que habrá que filtrar de alguna manera.

10. ¿Darías algún consejo a alguien que empieza como bloguero?
Sobre todo uno: si no conocen las normas de ortografía no hagan un blog, por favor!

11. ¿Por qué consideras que eres buena persona?
Porque lo dice mi madre!

Pues ale, espero que les haya gustado. A continuación enumeraré los 5 blogs a los que nomino, y las 11 preguntas a las que habrán de enfrentarse si así lo desean. Recomiendo que apuntéis los nombres de los blogs porque merecen mucho la pena. Mis elegidos son:

Ahabconblog
Cine Strigoi
Deus Ex Machina 2.0
Memorias de un cinéfilo
Sanitarium of Culture

Y las preguntas que tendrán que contestar (alguna está puesta para trolear, lo reconozco XD) son las siguientes:
1. ¿Cómo crees que será el cine en el futuro?
2. ¿Con qué película pasaste más miedo?
3. ¿Apichatpong Weerasethakul o Sisworo Gautama Putra?
4. Tus 3 películas esenciales son...
5. Tus 3 libros esenciales son...
6. ¿Cuál es tu cómic favorito, y por qué?
7. Sé sincero. ¿Qué opinas del cine español?
8. ¿Sabrías ofrecer una explicación convincente de por qué los aficionados disfrutamos con el cine de terror, incluso en su vertiente más extrema?  
9. Recomienda una película que no conozca casi nadie.
10. ¿Qué opinas de "2001, una odisea del espacio"?
11. ¿Cuál es tu propósito al escribir en tu blog?

5 de febrero de 2016

EL RENACIDO (Alejandro G. Iñárritu, 2015)

El Renacido (The Revenant) es la nueva película de Alejandro González Iñárritu, con la que el director mexicano vuelve a optar a los premios más prestigiosos tras la exitosa Birdman (2014). "El Renacido" se basa en unos hechos reales acaecidos en 1820 y que ya fueron adaptados al cine en la producción de 1971 El hombre de una tierra salvaje (Man in the wilderness) protagonizada por Richard Harris y John Huston.

La película se inicia con un brutal arranque en el que somos testigos de un ataque indio filmado de manera espectacular y que nos mete rápidamente en situación a la vez que sirve para establecer un tono realista y sucio que nos remite al mundo salvaje que Cormac McCarthy proponía en su novela Meridiano de sangre. La virguería técnica de este inicio ya nos da una idea de la importancia que el aspecto visual va a tener en la película. Sin duda estamos ante un gran logro en la parte artística, que consigue amplificar la abrumadora belleza de los parajes naturales (rodados en su mayoría en Calgary y Montana) debido al gran aprovechamiento que se hace de la luz natural y a la utilización de lentes de gran ángulo. Esta es, en mi opinión, la principal baza de "El Renacido", aunque como veremos más adelante esto tiene una parte negativa.
  
Podríamos catalogar la película como una mezcla de survival y western, con la búsqueda de la venganza como tema principal. El guión no es excesivamente original ni complicado, pero tampoco necesita serlo en una película pensada para destacar más por la forma que por el fondo. Eso sí, se nos plantean unas cuantas situaciones en las habremos de dar un pequeño salto de fe para poder comulgar con ellas. Un claro ejemplo lo tenemos en cómo la lógica derivada de las duras condiciones metereológicas brilla por su ausencia. Pese a ello, no considero que esto sea un impedimento realmente importante a la hora de disfrutar de la película.
Pese al gran arranque, podemos decir que el ritmo de la película es irregular, con momentos muy intensos pero también con valles pausados que cortan un poco la inercia de la trama. No ayuda a mejorar esto la extensa duración del metraje, que se alarga hasta los 156 minutos.

Hay una cierta paradoja en el aspecto más destacable de "El Renacido", su fotografía. Sin duda es toda una experiencia ver tal despliegue de naturaleza en pantalla grande, pero acaba siendo un tanto contraproducente. Salvo alguna pequeña excepción, la totalidad de la película está rodada en exteriores y, aunque visualmente la película resulta portentosa, la continua exposición a los majestuosos parajes naturales termina provocando fatiga y saturación en el espectador, un efecto totalmente contrario al deseado.

Mucho se está alabando el trabajo de Leonardo DiCaprio, y la verdad es que su interpretación es totalmente remarcable debido a la gran exigencia física de su papel. El actor hace gala de su versatilidad en un registro totalmente diferente al de El lobo de Wall Street (2013). Siempre he tenido un pequeño problema con el rostro demasiado aniñado de DiCaprio, pero lo cierto es que parece que en sus últimos trabajos ha conseguido mostrar una apariencia más adulta que le aporta mucha credibilidad. Tom Hardy da muy bien el pego como antagonista, aunque he de decir que en algunos momentos me ha parecido un poco sobreactuado. Sobrios y muy convincentes me resultan las actuaciones tanto de Domhnall Gleeson (visto recientemente en Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza) como del joven Will Poulter (El corredor del laberinto).

En definitiva, estamos ante una producción en la que Alejandro G. Inárritu vuelve a hacer gala de su talento a la hora de ofrecer un tremendo derroche visual. Sin embargo, no cubrí mis altas expectativas ya que "El Renacido" se me ha hecho algo larga (cosa que no acusé tanto con Los odiosos ocho, de mayor minutaje) y me ha resultado un tanto vacía conceptualmente. Pese a ello, es una película que hay que ver. Por cierto, la secuencia con el oso es antológica.

Mi nota: 6,5

3 de febrero de 2016

UFOLOGY (James Tynion IV, Matt Fox - Boom! Studios)



Becky Finch nunca quiso ser especial. Ella sólo quería ser una estudiante normal y corriente de secundaria en la pequeña ciudad del medio oeste de Mukawgee. Malcolm Chambers quería algo más. Un destino. Una respuesta de las estrellas. Cuando Becky queda marcado por el toque de un alienígena, se verá envuelta en un misterio que no buscó. Un misterio que casi arrancó las vidas de sus padres 12 años atrás. Ella necesitará la ayuda de su excéntrico compañero de clase Malcolm, mientras explora el poder dentro de sí misma para descubrir la verdad. (Sinopsis extraída de la web de Boom! Studios)


UFOlogy es una miniserie de 6 números de reciente aparición, creada por el prolífico guionista James Tynion IV (The Woods) junto al dibujante Matt Fox (Long Walk To Valhalla) para la editorial independiente Boom! Studios. La trama sigue a Becky y Malcolm, dos chavales de instituto que descubren por accidente a un ser alienígena que dejará una marca en el rostro a la chica.


Lo que más me ha gustado de esta obra es la magnífica presentación de personajes que hace Tynion IV, convirtiendo el primer número en una auténtica delicia. El tono de "UFOlogy" alterna entre un cierto costumbrismo a la hora de mostrarnos a los personajes, y un estilo que homenajea en buena medida a las películas de ciencia ficción de los años 50. La trama engancha desde el principio, pero el problema viene con su desarrollo, ya que el guión mezcla un par de elementos que no terminan de empastar bien, y al final todo resulta un tanto confuso. Los personajes resultan carismáticos y bien construidos, pero en una historia de ciencia ficción como ésta nos encontramos con que nos importa más el drama personal que la trama fantástica.

El dibujo tiene una línea clara y juvenil que le aporta a la obra un aspecto fresco y dinámico, beneficiándose además de un uso del color muy adecuado. Matt Fox consigue lucirse en algunas composiciones de doble página espectaculares. En algunas viñetas el artista hace uso de una deformación que personalmente me gustó mucho aunque es un recurso que utiliza en contados momentos. Otro acierto es el diseño cambiante de los alienígenas, que me parece bastante original y alejado de lo común.


"UFOlogy" me parece una obra bastante recomendable en general porque plantea algunos conceptos que no están muy vistos. Sin embargo, al terminar la lectura, uno no puede evitar la agridulce sensación de haber leído una buena historia que no ha estado todo lo aprovechada que podría. Aún así, merece una lectura.

Mi nota: 6,5

1 de febrero de 2016

VERSUS III: COCHE POLICIAL (Jon Watts, 2015)

Presentamos un nuevo Versus, ya sabéis, una crítica en la que enfrentamos nuestro punto de vista al de un amigo invitado. Y esta vez sí que podemos decir que las opiniones son claramente opuestas, por lo que me encantará saber con cuál os quedáis.
En esta ocasión contamos con Juan Carlos Pascual, fotógrafo que eleva sus instantáneas a nivel de auténtico arte, cinéfilo de pro, y consanguíneo del mismísimo Monolito. Podéis encontrar una buena muestra de su trabajo en su página de Facebook y en su perfil de Flickr.
La película sobre la que hablaremos es la poco conocida producción de 2015 Coche Policial (Cop Car). Os recuerdo que estamos abiertos a cualquier propuesta para futuros Versus, sólo tenéis que poneros en contacto con nosotros y estaremos encantados de que participéis.


COCHE POLICIAL (por Juan Carlos Pascual)

Me puse a ver Coche Policial por recomendación del creador de este blog, y cuando acabó le dije lo mismo que suelo decirle tras ver una película incitado por él: ¡no vuelvo a ver una peli que me recomiendes!

"Coche Policial" comienza con algo de interés cuando la cámara sigue a un par de niños que encuentran un coche patrulla aparentemente recién abandonado.  A partir de ahí comienzan las incongruencias, como que ese par sea capaz de ponerse a conducir el automóvil como si estuvieran jugando a la consola, o que el policía (al que ya sabemos corrupto antes de que aparezca por obra y gracia de una cerveza utilizada miserablemente a tal efecto) parezca que sufra ataques de monguerismo y se lance en una persecución a veces digna de Benny Hill. ****SPOILER****Además aparecen un par de personajes más del todo repulsivos (sobre todo el femenino) a los que en todo momento les deseas que acaben como finalmente acaban (ahí tiene su punto esta peli).****FIN DE SPOILER****

Kevin Bacon pone el toque de glamour y es el gancho para que la gente acuda a ver este film, pero su papel podría haberlo interpretado con la misma efectividad cualquier transeúnte al que hubieran parado por la calle y le hubiesen calzado un bigotón.
Como punto positivo diré que me gustó el camaraderismo que se desprende entre los dos chavalines, aunque ya digo que se me hace muy difícil de creer la aventura en la que se meten.

Está bien rodada, tiene una fotografía decente…  vamos, lo mismo que todas las películas que se hacen hoy en día, pero nada más.
Mi recomendación es que la paséis por alto, por bajo o por cualquiera de los lados, pero que no perdáis el tiempo con ella.

Mi nota: 2 (porque salen dos niños)



COCHE POLICIAL (por Dentro del Monolito)


A modo de premonición de lo que vendrá después, Coche Policial (Cop Car) comienza con dos niños atacando inocentemente un nido de serpientes y, como es lógico a su edad, sin pensar en ningún momento en las consecuencias. Esa metáfora visual se convertirá pronto en la realidad de un coche policial abandonado, auténtico caramelo para dos chavales ávidos de aventuras. La serpiente llevará el rostro de Kevin Bacon, un policía de dudosa reputación que reptará sin descanso en busca de su presa.

Jon Watts maneja con gran pulso el ritmo de la película, y tras un inicio pausado va cociendo a fuego lento una trama que alcanzará una tremenda intensidad en su desenlace. Globalmente, el director imprime una atmósfera muy especial con la que logra que "Coche policial" posea una entidad propia pese a su condición de película modesta. El guión es bastante sencillo pero funciona a la perfección durante su corto metraje (no llega a la hora y media) en el sentido de que sabe mantener la incertidumbre sobre lo que pasará hasta el final.

Una producción en la que no abundan los diálogos debe confiar gran parte de su propuesta en sus intérpretes. El peso de la función queda repartido entre un sobrio Kevin Bacon y la pareja de jóvenes actores James Freedson-Jackson y Hays Wellford. Bacon está perfecto en su papel de agente corrupto, y los niños no son los típicos infantes repelentes que pueblan muchas películas de género, sino que resultan muy naturales y creíbles como lo que son, críos de 10 años.
Hay que decir que el director John Watts ha sido elegido para llevar a cabo el nuevo reboot de "Spiderman", lo que significará un cambio de registro radical en su carrera. Anteriormente dirigió la cinta de terror Clown (2014), que espero traer por aquí pronto.

Por mi parte, poco malo puede achacársele a este thriller que resulta altamente disfrutable. Creo que "Coche Policial" termina revelándose como una pequeña joya de género que, con el tiempo, podría llegar a considerarse como una pieza de culto totalmente reivindicable.

Mi nota: 8