Buscar en este blog

Social

31 de octubre de 2015

THE POSSESSION OF MICHAEL KING (David Jung, 2014)

The possession of Michael king es una curiosa producción rodada con cuatro duros que nos cuenta una historia que hemos visto mil veces en otras películas pero bajo un prisma algo novedoso. La trama gira en torno a un padre que queda viudo con una hija pequeña, y que a raíz de perder a su mujer comienza una cruzada contra los médiums intentando demostrar por todos los medios la inexistencia de la vida después de la muerte.

La cinta nos muestra la acción intercalando tramos rodados de manera convencional con otros tipo found footage que recogen imágenes grabadas por diferentes videocámaras. Personalmente no soy muy partidario de estas mezclas ya que creo que al final este tipo de productos siempre se queda a medias, pero lo cierto es que aquí no está del todo mal implementado. Me suelen irritar las películas que abusan de los efectismos y, aunque en "The possession of Michael King" al principio se abusa del susto fácil a base de golpes de sonido, lo cierto es que hay unos cuantos que están muy bien utilizados y que ayudan a que poco a poco nos vaya entrando el canguelo en el cuerpo. Lo más destacable en este sentido es la utilización de las voces que oye el protagonista o que directamente salen de su garganta. Para mí, el mejor momento de la cinta involucra estos elementos.

Como sucedía en Afflicted (2013), con la que esta película guarda muchos puntos en común, el proceso de transformación que sufre el protagonista está retratado de manera bastante satisfactoria. Desde muy pronto se nos hace partícipes de esos cambios graduales que podríamos comparar con un auténtico descenso a la locura o el desarrollo de una enfermedad mental grave. Esto no sería convincente sin una actuación a la altura, y en este caso todo el peso de la función recae en el poco conocido actor Shane Johnson, que realiza un trabajo más que decente y que va creciendo según avanza la película.
Dirige el cotarro con bastante corrección el debutante David Jung, que también hace las veces de guionista.

Como aspectos negativos, hay que decir que la película tarda en arrancar y que en muchos aspectos se nota lo barato de su producción. Además, el desenlace es altamente previsible y poco arriesgado. Resumiendo, tenemos una decente película de posesión que intenta enfocar el tema desde un punto de vista más original de lo habitual y que consigue algunos momentos que nos causarán escalofríos. Por contra, su visionado no deja una impronta imborrable ni mucho menos. Aprobada sin más.

Mi nota: 5,5 

30 de octubre de 2015

THE UNKNOWN (Mark Waid, Minck Oosterveer - Aleta)


Catherine Allingham, investigadora privada y una de las mentes más brillantes del planeta, se ve envuelta en la desaparición de un artefacto que puede desvelar uno de los grandes misterios de la humanidad: ¿existe algo después de la muerte?

The Unknown es una entretenida obra en la que el famoso guionista Mark Waid engloba elementos muy diferentes entre sí para crear una historia cohesionada. Si hubiese que definirla dentro de un género, tal vez sería el del thriller sobrenatural, aunque también tiene mucho de historia detectivesca. En forma y, en menor medida, en fondo, estamos ante un cómic como los que se hacían en los años 70-80 en el sentido en que va directo al grano para ofrecer una historia de lectura ligera y sin complicaciones, lo cual es de agradecer en estos tiempos en que proliferan obras más sesudas. En ese aspecto, es muy agradable volver a sentir lo que los cómics nos daban por aquel entonces, lejos de las complicaciones de universos compartidos o reinvenciones de géneros. 

Podría decirse que la mayor virtud de "The Unknown" es también su peor defecto, y se trata de un ritmo trepidante que apenas da tregua al lector y que nos engancha con fuerza a su historia. El problema es que se nos cuentan demasiadas cosas, sin que el guión tenga tiempo para detenerse en explicar nada minuciosamente y sin poder ofrecer un mayor estudio psicológico de los personajes. Personajes, por cierto, bastante carismáticos. Sobre todo la voluptuosa Catherine Allingham, que supone un poderoso personaje femenino que, además, arrastra consigo una terrible espada de damocles en forma de tumor cerebral. Esto lo aprovecha muy bien Mark Waid para brindarnos algunos de los momentos más ambiguos y a la vez siniestros de la obra.


El guión de Waid busca la sencillez pero cierto es que presenta alguna que otra trampa en forma de resoluciones demasiado forzadas con las que hemos de comulgar sin darle muchas vueltas para poder disfrutar del cómic.
Uno de los aspectos positivos más originales  es la inclusión de varios guiños al mundillo de lo paranormal. Cualquier persona interesada en las teorías de lo sobrenatural, agradecerá de buena gana algunas de las menciones que introduce Waid y que remiten a la parapsicología más clásica.

El arte corre a cargo del malogrado dibujante holandés Minck Oosterveer (tristemente fallecido en un accidente de moto), cuyo trazo clásico con un cierto aire pulp ayuda mucho a dar esa sensación de que estamos ante una obra con varias décadas. Puede que este dibujo le chirríe a lectores modernos, pero a los que empezamos a peinar canas (o a los que nos queda poco que peinar) nos puede traer buenos recuerdos.


La edición en formato rústica que nos ofrece Aleta es muy llamativa gracias a la espectacular portada de Eric Jones, y se completa con un prólogo de la guionista Gail Simone y una bonita galería de portadas alternativas. Sus 112 páginas abarcan los 4 primeros números de la serie que componen un arco autoconclusivo.
En definitiva, "The Unknown" propone un divertido juego detectivesco con tintes sobrenaturales que se lee en un santiamén, y en el que destaca un personaje central con bastante peso específico. Pese a ser una obra menor, nos retrotrae a la plácida época en la que leer un cómic era, simplemente, pasar un buen rato con una historia sencilla pero estimulante.

Mi nota: 6,5



26 de octubre de 2015

SPREAD vol. 1 (Justin Jordan, Kyle Strahm - Image)


El mundo se ha ido al carajo. Una especie de masa pútrida devora todo lo que tiene a su alcance, y son pocos los que logran sobrevivir. Un hombre llamado No deambula por los parajes yermos, siempre en guardia. Por pura casualidad, se topará con una mujer que intenta proteger a un bebé.

Tal es la premisa de Spread, serie del guionista Justin Jordan y el dibujante Kyle Strahm para el sello Image. Podríamos definir a "Spread" como una curiosa mezcla de El lobo solitario y su cachorro y The Walking dead. De la primera toma a un protagonista parco en palabras pero sumamente expeditivo y a un bebé que esconde mucho más de lo que aparenta. De la segunda toma un decorado y una trama similar, sólo que sustituyendo la amenaza de los muertos vivientes por un extraño ecosistema vivo y destructivo que arrasa con lo que se le ponga por delante.


Sin embargo, aquí no hay rastro de la trascendencia o seriedad de las que hace gala "The Walking dead". Y es que el tono de la serie es bastante ligero, yendo directamente al grano sin dar explicaciones. El guión de Justin Jordan no se detiene a contarnos prácticamente nada del origen de la amenaza, al menos en este primer volúmen, lo que le permite imprimir un ritmo muy dinámico a estos seis primeros números. Como cuenta Kyle Strahm en el prólogo, la intención de los autores era la de crear una historia de horror como las que podíamos ver en las películas de género de los años 80, sin cortarse a la hora de mostrar sangre, vísceras o criaturas repugnantes. El resultado es uno de los cómics más salvajes, asquerosos y con más sangre por página de los que he podido leer. Y lo digo como algo positivo. La culpa de ello es del increíble dibujo de Kyle Strahm que, aunque se muestra normalito en el diseño de personajes, alcanza todo su esplendor cuando dibuja a esas criaturas infecciosas que pululan por el mundo que se nos plantea. Strahm no tiene cortapisas a la hora de mostrar deformidades, orificios purulentos, enormes bocas supurantes y millones de bultos sanguinolentos. Todo un festín visual de lo horrendo que mejora con el buen uso del color que realiza Felipe Sobreiro.


Que nadie busque una historia de ciencia ficción o terror sesuda y de múltiples matices, porque "Spread" no es nada de eso. Se trata de una obra de lectura fácil y rápida que nos ofrece lucha por la supervivencia con grandes dosis de acción, diversión y, sobre todo, sangre. De la misma manera que la masa hambrienta del cómic engulle todo lo que pilla, también nosotros devoramos las páginas de "Spread" con avidez morbosa.
Si no sóis de estómago delicado, podéis encontrar este cómic en inglés en tiendas como Amazon, Bookdepository o Wordery.

Mi nota: 7

21 de octubre de 2015

LA CUMBRE ESCARLATA (Guillermo del Toro, 2015)

Siglo XIX. Una joven aspirante a escritora queda prendada de un misterioso caballero inglés con el que se trasladará a una enorme pero ruinosa mansión en un pequeño condado de Inglaterra. Allí no tardará en darse cuenta de que su marido y la estricta hermana de él esconden numerosos secretos.

Tras los discretos resultados comerciales que cosechó Pacific Rim (2013)Guillermo del Toro vuelve a la carga explorando terrenos en los que se siente mucho más cómodo. El director mexicano ha creado para la ocasión un relato de terror gótico con regusto a clásico. Tras un tramo inicial que podríamos definir como costumbrista, pronto se va desvelando la tenebrosa naturaleza de un cuento adulto que cuenta con dosis de oscuridad y truculencia pero sin llegar a resultar molestas para un público mayoritario. Al tratarse de una especie de homenaje a las cintas de terror gótico que plagaban las carteleras en los años 50 y 60, la trama toma muchos elementos de dichas producciones, por lo que en ese sentido resulta poco original o novedosa.

Ahí precisamente comienzan los problemas que presenta la película, ya que todo resulta sumamente previsible y poco sorprendente. La atmósfera de terror, para los que estamos curtidos en el género, es demasiado liviana aunque reconozco que hay un par de momentos en el desenlace que no me esperaba. Además, hay un elemento que chirría especialmente, y son unos efectos digitales que me parecen poco apropiados para este tipo de historias, y en mi opinión esto le resta mucho de impacto a las secuencias en las que se utilizan.

Visualmente, La Cumbre Escarlata resulta primorosa. La producción artística brilla con luz propia y se convierte en la gran protagonista del filme, siendo el vestuario y los decorados una auténtica delicia para los ojos. Sin duda es lo más destacable de la película.
Los actores principales están bastante bien, destacando una Jessica Chastain que está empezando a cogerle el gusto a hacer papeles de malvada y, a mi parecer, lo borda. Tom Hiddlestone sigue bastante al alza con un papel diferente al Loki de Los Vengadores (2012) pero igualmente magnético. Junto a ellos, Mia Wasikowska me parece bastante sosa en esta película con una actuación muy plana. Completa el cuarteto Charlie Hunnam, el Jax Teller de Sons of Anarchy, que repite con Guillermo del Toro tras "Pacific Rim".

Por lo tanto, "La Cumbre Escarlata" se queda en una delicia visual y un correcto homenaje a un cine de terror añejo que ya no se hace, pero que se queda un pelín corta para los verdaderos amantes del género. Aún así, recomendable.

Mi nota: 6,5


19 de octubre de 2015

OCULUS, EL ESPEJO DEL MAL (Mike Flanagan, 2013)

Tras el buen sabor de boca que me dejó Absentia (2011), llegó el momento de visionar la siguiente película de Mike Flanagan. Oculus: El espejo del mal es una nuevo thriller de terror que nos cuenta la historia de dos hermanos que sufrieron un episodio traumático siendo niños. Aunque a priori pueda parecer que tiene poco en común con su precedesora, la verdad es que comparten ciertos puntos que veremos a continuación.

El escaso presupuesto de la película hace que su aspecto visual sea mucho más austero que el de otras producciones del género, cosa que ya pasaba en "Absentia". Sin embargo, ello no es óbice para que Mike Flanagan se las ingenie potenciando otros aspectos del filme. La trama tiene peso específico y esconde mucho más de lo que parece. El guión firmado por el propio Flanagan junto a Jeff Howard sabe jugar de manera inteligente con las expectativas del espectador, y nos ofrece una ambigüedad muy alta para que dudemos de si lo que estamos viendo es real o es producto de la mente de los protagonistas. También esto estaba presente en la anterior película del director, de la misma manera que introduce un elemento dramático subyacente bajo el relato de terror.

La historia en esta ocasión se nos ofrece alternando dos líneas temporales, la de la actualidad y la del pasado cuando se produjo el hecho traumático que es la base sobre la que gira toda la trama. Esto conlleva una considerable labor en la sala de edición, y los responsables han estado a la altura consiguiendo un montaje modélico puesto al servicio de la historia. El ritmo puede resultar un tanto lento al principio, pero durante toda la segunda mitad de la película es magnífico. Podemos ver secuencias perfectamente construidas que nos hacen preguntarnos si lo que vemos es real o una alucinación de los personajes, y ahí radica gran parte del suspense de la película.
Como parte negativa, hay elementos un tanto desaprovechados, como el propio espejo que, siendo el eje central de la trama, podía haber dado más juego, o el uso de las videocámaras para grabar todo lo que va sucediendo pero que apenas tienen relevancia.

Una producción tan modesta no puede aspirar a contar con rostros conocidos, pero eso no siempre es malo. El peso de la función lo lleva con éxito la joven Karen Gillan (famosa por la serie Doctor Who y por aparecer en Guardianes de la Galaxia (2014)), aunque las interpretaciones más intensas son las de la inquietante Katee Sackhoff y el sobrio Rory Cochrane haciendo de los padres.

Resumiendo, "Oculus: el espejo del mal" es otra excelente muestra de que no hacen falta presupuestos abultados para crear atmósferas y sensaciones dentro del género de terror. Mike Flanagan se revela como un director interesante con un discurso propio y estimulante, sabiendo dotar a sus historias de una ambigüedad metafórica que deja una ventana abierta a diferentes interpretaciones. De momento dos de dos, señor Flanagan.

Mi nota: 7

15 de octubre de 2015

HOME MOVIE (Christopher Denham, 2008)

Un matrimonio formado por un pastor luterano y una psicóloga. Dos hijos gemelos, niño y niña, que nunca se ríen y apenas pronuncian palabra. Ningún ingrediente más necesitó el actor Christopher Denham para su firmar su debut como director.

Home Movie es una película de terror rodada en el formato found footage que nos muestra cómo una familia se graba en videocámara todas las festividades o fechas señaladas. A través de esas grabaciones pronto somos testigos de que los hijos no tienen un comportamiento normal, de heho cualquiera diría que están sacados de "El pueblo de los malditos" o "La profecía". La manera de actuar de los gemelos termina siendo un detonante que destapa las miserias de la familia, y todo va empeorando hasta llegar a situaciones irreversibles.

Denham se las apaña para conseguir una película que mantiene el interés basándose en un buen planteamiento de la trama. El desarrollo de la acción sigue el esquema habitual de las cintas del género de cámara en mano y, aunque no llega a sorprender, al menos logra una buena ambientación para mantenernos atentos a la pantalla. A ello ayudan unas correctas interpretaciones tanto del matrimonio (formado por los actores Adrian Pasdar y Cady McClain, ambos forjados en series de televisión) como de los inquietantes niños interpretados por Austin y Amber Joy Williams (sí, son hermanos en la vida real).
Lo más destacable de la cinta es esa atmósfera malsana que poco a poco se va desvelando, aunque al final todo termina siendo demasiado exagerado y ello le quita impacto a esa atmósfera creada. Lo malo es que el director podía haber metido el dedo en la llaga en un par de situaciones muy delicadas, pero finalmente opta por lo más cómodo y desaprovecha esos momentos que podrían haber elevado la película muy por encima de la media.

En definitiva, un correcto found footage que no pasará a la historia y que deja la sensación de que podría haber sido mucho más, pero que es una buena opción para esas tardes aburridas en las que no tenemos nada mejor que ver.

Mi nota: 5

13 de octubre de 2015

FOUND FOOTAGE EN GENBLOG.NET


Comunicamos que, en nuestra colaboración con el blog colaborativo Genblog, empezamos a publicar una serie de artículos sobre uno de nuestros géneros predilectos, el found footage. En el primer artículo tratamos los orígenes de tan peculiar formato.

Podéis encontrar el artículo en el siguiente enlace: Found Footage I: Al principio, fue la bruja.

¡Que lo disfrutéis!


11 de octubre de 2015

BEDLAM vol. 2 (Nick Spencer, Ryan Browne - Image)


Tras el inmejorable sabor de boca que me dejó el volumen 1 de Bedlam (podéis revisar la reseña aquí), quiero cerrar el círculo con un comentario sobre el segundo volumen que engloba los números 7 a 11.

Lo primero que llama la atención es el cambio de dibujante. Ryan Browne intenta copiar el estilo tan sucio y personal que instauró Riley Rossmo en los primeros números, pero sólo lo consigue a medias. Aunque el trazo de Browne sigue la línea sombría y emborronada de Rossmo, el nivel de detalle es notablemente inferior, siendo esto evidente en la falta de definición de los personajes. De todos modos no es un mal trabajo ni supone un gran obstáculo para disfrutar la lectura.


Una vez acostumbrados al nuevo dibujante, nos centramos en la trama. Podemos decir que el guión de Nick Spencer sigue un esquema similar a la del primer arco argumental, presentando momentos impactantes a los que de algún modo ya nos hemos acostumbrado. Por tanto, también en este sentido hemos perdido algo de frescura y originalidad. A pesar de ello, el volúmen logra enganchar de la misma manera que hacía su predecesor. Además de presentarnos otro villano potente, se abunda más en el personaje de "The First", ofreciéndonos sorprendentes revelaciones sobre su identidad. 


En general podemos decir que este segundo volúmen nos da más pero no mejor. La sensación que nos queda es que el nivel está un par de puntos por debajo de los primeros 6 números. Sin embargo, al acabar la lectura, nos quedamos con muchas ganas de continuar con la serie, pero lamentablemente Bedlam fue cancelada tras estos 11 números, por lo que es bastante improbable que vuelva. Aunque pienso que la idea es muy adecuada para hacer una serie de TV.

Mi nota: 6,5

9 de octubre de 2015

THE LAST BROADCAST (Stefan Avalos / Lance Weiler, 1998)

Los presentadores de un programa de televisión deciden grabar su investigación sobre la leyenda de "el demonio de Jersey". Sólo uno de ellos sobrevivirá, declarando que el demonio asesinó a sus compañeros.

The Last Broadcast es un original found footage del que se llegó a decir que fue la gran referencia de los directores de El proyecto de la bruja de Blair (1999), hasta el punto de acusar a esta última de plagio. Tal vez tomaron la esencia de rodar todo con cámara en mano, o tal vez copiaron el tramo del bosque, pero la realidad es que son dos películas muy diferentes.
"The Last Broadcast" destaca por su curiosa puesta en escena, en la que se nos presenta la trama como si estuviéramos viendo un programa de "crímenes sin resolver ". En ese sentido, esta modesta producción alcanza altas cotas de realismo y en todo momento parece que estemos ante la investigación de un crimen tal y como solemos verla en televisión. Gracias a ello la atmósfera está perfectamente construida y encaja muy bien dentro de un ritmo bastante bueno. Desde luego no alcanza las cotas de tensión que ofrecía "El proyecto de la bruja de Blair", pero tampoco creo que lo pretenda.

Técnicamente puede haber quedado algo anticuada, pero hay que tener en cuenta su condición de película modesta y los años que han pasado desde que se rodó. Pese a ello, en mi opinión la cinta sigue funcionando bastante bien a día de hoy. El reparto está formado por rostros totalmente desconocidos, lo cual la hace un poquito más creíble. Stefan Avalos y Lance Weiler son las mentes pensantes tras la película, y ejercieron las labores de dirección, guión e interpretación de dos de los protagonistas.

Peeeeeero, y es un gran pero, desgraciadamente la película presenta un problema enorme, y no es otro que su desenlace. Muchas veces se acusa a los found footage de no saber presentar un final satisfactorio, concluyendo muchas veces con situaciones bruscas que cortan de golpe la película. Aunque este no es el caso de "The last broadcast", lo cierto es que el final propone un giro absurdo e incoherente que arruina la función. Este giro, que busca impactar tramposamente, abandona la cámara en mano y supone un cierre totalmente inadecuado tanto en fondo como en forma. Por supuesto no desvelaré nada, pero si alguien ha visto esta película me gustaría saber su opinión.

Seremos condescencientes y nos agarraremos a las virtudes de la cinta para darle un aprobado. Al fin y al cabo, el formato found footage prácticamente no existía cuando se rodó "The Last Broadcast", así que hay que reconocerle el mérito y valorar sus buenos momentos, que los tiene.

Mi nota: 5





5 de octubre de 2015

REGRESIÓN (Alejandro Amenábar, 2015)

Minnesota, 1990. La investigación policial de un posible caso de abuso paterno se complica cuando empiezan a asomar indicios de la participación de una red de sectas satánicas.

Muchas esperanzas había con este regreso de Alejandro Amenábar al género que mayores réditos le ha dado, el thriller. Regresión toma de base unos hechos que sucedieron en 1984 para ofrecer una trama que intenta plantear el clásico enfrentamiento entre ciencia y fe. El desarrollo, sin embargo, deja ese debate para otra ocasión y se centra más en el aspecto psicológico de los personajes, sobre todo mostrando la obsesión del detective intepretado por Ethan Hawke. El caso es que la película fracasa en todo lo que se propone por varios motivos. En primer lugar, "Regresión" adolece de una importante falta de ritmo, con lo que no consigue enganchar al espectador más que en momentos puntuales. Por otra parte, la película no ofrece nada novedoso más allá de una premisa interesante, y la historia que nos pone sobre la mesa no sorprende lo más mínimo y se hace muy previsible. El guión está lleno de clichés y lugares comunes además de hacer que los personajes se comporten a veces de una manera injustificada o poco coherente. Además, se podría decir que está rodada con el piloto automático puesto y que el estilo propio de Amenábar no aparece por ningún lado. Lástima. Para rematar, el desenlace es totalmente insulso.

En cuestiones técnicas la película tampoco es muy llamativa. Como decía antes, la sensación que deja "Regresión" es que esté realizada por un director "random" para que resulte funcional y poco más. La música creada por Roque Baños es de las pocas cosas positivas que nos deja la película. Sobre todo en el tramo inicial, acompaña muy bien a las imágenes dotándolas de un toque de thriller clásico.
Tanto Ethan Hawke como Emma Watson cumplen sin alardes, ya que la historia tampoco propicia demasiados momentos de lucimiento para los actores.

Resulta sorprendente leer las declaraciones del director hablando de El Exorcista (1973) o La semilla del diablo (1968) como los referentes de "Regresión", ya que no hay absolutamente NADA de estas películas en ella, o al menos yo no he sido capaz de encontrar las semejanzas. No nos vendas humo, Alejandro!
En fin, poco podemos salvar de una producción que aniquila las expectativas de manera tan decepcionante. Cuando finaliza, la sensación que nos queda es la de haber visto un aburrido telefilme de sobremesa. Con eso lo digo todo.

Mi nota: 2