Buscar en este blog

Social

29 de septiembre de 2015

LOS WRENCHIES (Farel Dalrymple - Sapristi Cómics)


Uf.
Eso es lo primero que se me viene a la mente a la hora de afrontar una reseña sobre una obra como Los Wrenchies. Uf. Pero no es un "uf" de pereza o aburrimiento, sino un "uf" motivado por la dificultad de una historia bastante compleja que cuenta con múltiples lecturas, capas y subtextos. Y es que hasta el nombre del creador de la obra es complicado: ¡Farel Dalrymple!

En apariencia, los Wrenchies son uno de los muchos grupos de niños preadolescentes que sobreviven en un arruinado mundo postapocalíptico. Allí, se ven acosados continuamente por una especie de demonios que cambian la voluntad de los niños y los vuelven malvados si los tocan. Un día, la pandilla encuentra un cómic que trata sobre ellos mismos, y a partir de ahí intentarán encontrarle sentido. Curiosamente, no hay seres humanos adultos en ese mundo, tan sólo niños que al llegar a la adolescencia parecen caer en la desesperación más absoluta.

En un principio, podemos ver el cómic como una especie de versión adulta de Hora de aventuras, pero según avanzamos en su lectura todo se va volviendo mucho más denso. "Los Wrenchies" es una obra cargada de simbología que requiere un alto grado de atención por parte del lector, pero aún siendo muy observadores es posible que terminemos perdiéndonos en su complejidad. Y es que las diferentes historias que se nos cuentan van convergiendo y mezclándose durante toda la obra, creando una tela de araña metarreferencial que no es fácil de seguir. El propio autor bromea con ello constantemente, y podemos ver cómo en muchas ocasiones los propios personajes no terminan de comprender lo que les está sucediendo y acaban cuestionándose su propia realidad. Los protagonistas intuyen que el cómic en el que ellos mismos aparecen tiene algo trascendental que no logran descifrar, de la misma manera que a nosotros los lectores nos cuesta entender el significado del cómic, o del cómic dentro del cómic. Vaya lío, ¿verdad? Supongo que ahora iréis entendiendo el "uf".


Pese a lo difícil que resulta la comprensión total de la obra, hay que decir que su lectura es absorbente y que resulta un reto fascinante. Es cierto que el ritmo sufre altibajos durante sus 300 páginas, pero siempre están motivados por la densidad de la obra. La originalidad de todo el universo que ha creado Farel Dalrymple es muy enriquecedora, destacando la atención por el detalle tanto en el guión como en el dibujo. Y ya que hablamos del arte, el trazo de Dalrymple se revela perfecto para una fábula como ésta. La caracterización de los personajes es fantástica, no es fácil ver a dibujantes que recreen tan bien rostros de niños. Además, éstos van cambiando durante los continuos saltos temporales de la historia, pero siempre son perfectamente reconocibles. Para redondear, la magnífica utilización del color le da tridimensionalidad a los personajes a la vez que acompaña magistralmente el tono de las diferentes escenas, siendo muy colorido cuando ha de serlo y muy sombrío cuando es necesario. 

Es difícil para mí dar una interpretación completa de lo que esconde "Los Wrenchies" tras sólo una lectura. Lo que puedo decir es que, bajo mi punto de vista, gran parte del cómic es una enorme metáfora sobre el paso de la niñez a la edad adulta y el miedo que ello provoca, pero también sobre la soledad, sobre los traumas infantiles, sobre el sinsentido de la sociedad moderna y cómo puede conducirnos a la locura más absoluta. El mundo devastado en el que se enmarca la obra está surcado por un aire melancólico y crepuscular en el que los personajes, ya sea consciente o inconscientemente, parecen entrever cómo la magia y la inocencia se van difuminando con el paso del tiempo.


La cuidada edición de Sapristi Cómic en rústica y tamaño libro respeta fielmente la publicación original. 
En mi opinión, estamos ante una obra monumental que cualquier amante del cómic debe leer obligatoriamente. Cada cual debe sacar sus propias conclusiones, pero el disfrute de su lectura es máximo. Está muy bien leer historias sencillas y entretenidas de fácil lectura, pero de vez en cuando es necesario acercarse a obras que dejen poso y alienten posteriores relecturas. Tras acabar "Los Wrenchies", uno es consciente de que acaba de leer algo grande. Te hace observar, reflexionar y leer con máxima atención, y después te invita (más bien casi te obliga) a volver a leerlo. Pocos cómics logran eso, y ello nos hace percatarnos de que estamos ante algo excepcional. Sed conscientes de la dificultad que entraña su lectura, pero no temáis adentraros en ella.

Mi nota: 9

27 de septiembre de 2015

IRRATIONAL MAN (Woody Allen, 2015)

Un profesor de filosofía en plena decadencia personal llega a una nueva universidad a dar clases. Pese a estar precedido por su fama de mujeriego, una alumna y una profesora se sentirán irremediablemente atraídas por él.

Fiel a su cita anual, el incombustible Woody Allen vuelve a traernos una nueva producción que, a diferencia de sus últimas películas, se olvida del componente humorístico para acercarse más al tono que nos ofrecían Match Point (2005) o El sueño de Casandra (2007). En Irrational Man, Allen nos presenta a un personaje hastiado y deprimido, que no encuentra sentido a su vida ni al mundo que le rodea. Pese a ello, ejerce un grado de atracción muy alto en las mujeres cercanas, aunque a él no parece importarle. Lo que hará cambiar su percepción de la vida es una conversación escuchada por casualidad, que le proporcionará una motivación y una determinación de las que carecía hasta entonces.
Aunque no encontramos la acidez de otras películas de Woody Allen, tampoco estamos ante un drama solemne, y la película transcurre con ligereza. Tal vez el ritmo la convierta en un producto menos dinámico que sus anteriores películas, pero cada vez que empezamos a aburrirnos el guión pega un volantazo que consigue elevar el interés.

Como es habitual en Allen, tenemos una película de personajes. El principal está interpretado por un buen Joaquin Phoenix, en el que destaca un prominente barrigón que resulta hipnótico. No sé si la dejadez física del actor está condicionada por el personaje, pero desde luego da el pego certeramente. Tras Magia a la luz de la luna (2014), Emma Stone vuelve a repetir con el viejo Woody. En esta ocasión, he de decir que la he encontrado un pelín sobreactuada, aunque el magnetismo que desprende esta actriz queda fuera de toda duda. Hay que destacar también el papel de la otrora musa indie Parker Posey, que está fantástica en su papel de profesora colada por el nuevo profesor y se convierte en una auténtica robaescenas.

Poco más que decir, tal vez no estamos ante el mejor Woody Allen y el nivel haya bajado respecto a sus anteriores trabajos, pero no por ello "Irrational Man" es una mala película. No se me ocurre ningún otro director que sea tan prolífico y que consiga mantener en todas sus películas un nivel cuanto menos satisfactorio. Que siga muchos años.

Mi nota: 6

18 de septiembre de 2015

EL PLANETA DE LOS SIMIOS Vol. 1 (Daryl Gregory, Carlos Magno - Aleta)

Nunca me he sentido muy atraído por la saga de El planeta de los simios, de hecho ni siquiera recuerdo haber visto las películas antiguas, aunque creo que de muy pequeño vi la primera. De adulto, mi primer contacto con esta franquicia fue con el nefasto "remake" que perpetró Tim Burton, y que, como a cualquier persona coherente, me horrorizó. Sin embargo, con la magnífica El origen del planeta de los simios (2011) mi consideración hacia estas historias de monos y hombres empezó a cambiar, y El amanecer del planeta de los simios (2014) ya me ganó para la causa.

Sin embargo, no sabía exactamente qué me iba a ofrecer este cómic que nos trae la editorial Aleta. Y la verdad es que me he encontrado con una obra realmente entretenida y que, lejos de ser un producto promocional de las películas, amplía el universo del planeta de los simios con un planteamiento original y un trasfondo novedoso. La trama nos sitúa 1200 años antes de los hechos que se nos contaron en la película original de 1968, en un momento en el que simios y humanos conviven pero no en igualdad de condiciones. Resulta curioso ver cómo en la situación que se nos plantea son los simios los que han alcanzado un mayor estatus en la sociedad, mientras que los humanos han quedado relegados a ser la clase obrera y pobre. Bajo este clima, lo impensable sucede cuando un humano enmascarado asesina a plena luz del día a uno de los simios ancianos más venerables y respetados. Podemos entrever en el guión de Daryl Gregory un pequeño comentario social y político representado por la lucha de poderes y estatus social que no hace sino enriquecer la trama. 


Lo cierto es que el ritmo del cómic es muy bueno y va continuamente en ascenso. Los 4 números que comprende este primer volumen saben a poco y nos dejan con un gran ansia por saber qué pasará a continuación. De hecho, cada número concluye en alto con un cliffhanger importante, pero el más gordo se produce justo cuando acaba el volúmen.  

El arte de Carlos Magno me parece magnífico, alcanzando un nivel de detalle asombroso en el diseño de los personajes y todo lo concerniente a su vestuario y armamento. El mundo en el que transcurre la acción también está perfectamente representado, teniendo un toque medieval que lo hace muy atractivo visualmente. Los rostros están muy trabajados aunque tal vez les falte un poquito de expresividad. Pero en general, la obra cuenta con un dibujo sobresaliente.


La edición en rústica que nos trae Aleta no trae demasiados extras, contando apenas con la habitual galería de portadas alternativas además de un mapa que nos ayuda a situar la acción. Pero bien cierto es que tampoco hace falta mucho más ya que toda la chicha se encuentra en el tebeo en sí.
Por tanto, estamos ante una sorpresa muy agradable que, aunque a priori no parezca llamativa, esconde un cómic interesante, entretenido y sorprendentemente adictivo que deja con muchas ganas de que llegue el segundo volúmen. Muy recomendable.

Mi nota: 7,5

17 de septiembre de 2015

COLABORAMOS CON GENBLOG.NET!



Orgullosamente anunciamos que Dentro del Monolito comienza a colaborar con el blogmagazine Genblog.net, un lugar de encuentro para que mentes inquietas cuenten sus cosas. Y, aprovechando nuestro último post sobre La Visita (2015), le hemos dedicado una pequeña retrospectiva a la carrera de su director M. Night Shyamalan.

Podéis leerlo aquí: M. Night Shyamalan, o la visita del viejo mago.

¡Espero que os guste!

14 de septiembre de 2015

LA VISITA (M. Night Shyamalan, 2015)

Dos hermanos preadolescentes van a pasar una semana con sus abuelos maternos, a los que no conocen. Al llegar a la casa donde viven, poco a poco irán percatándose de algo anormal en el comportamiento de los ancianos.

Tras unos inicios sorprendentes y prometedores, la carrera de M. Night Shyamalan ha ido cuesta abajo y sin frenos en la última década. Tanto La joven del agua (2006) como El Incidente (2008) ya empezaron a dar muestras de que la fórmula del director hindú perdía gas a marchas forzadas. La falta de frescura y calidad se vio acompañada por unos desastrosos resultados en taquilla con sus siguientes trabajos Airbender, el último guerrero (2010) y After Earth (2013), y ni siquiera la presencia de estrellas tan rentables como Will Smith consiguieron salvar a estas producciones del descalabro más absoluto. 

En pleno 2015, y ya sin nada que perder, Shyamalan retorna al terror con La Visita, película de bajo presupuesto rodada a modo de documental. Una película como esta podría caer fácilmente en la mediocridad y el cliché más absoluto si no tuviera algo que la distinguiera del resto. Por fortuna, ese "algo más" nos lo proporciona la labor de Shyamalan, que por fin parece haberse acordado de cómo dirigir. La gran utilización que hace el director del formato "cámara en mano" nos demuestra que no es necesario que la cámara tiemble incontroladamente para crear tensión. Cierto es que en algún momento se salta las reglas del formato, pero en general está muy bien llevado y la premisa para utilizarlo (una niña grabando un documental sobre sus abuelos) es mucho más creíble que en otras producciones.
Sin ser la octava maravilla, "La visita" funciona como película de terror gracias a una buena construcción de la atmósfera. Durante gran parte del metraje tenemos momentos más o menos logrados, algunos buscando el susto fácil (los menos) y otros más trabajados. Pero es el magnífico desenlace el que marca la diferencia y eleva la película por encima de la media. En ese rush final, Shyamalan da lo mejor de sí mismo con un par de secuencias magníficamente rodadas y realmente perturbadoras que, en mi opinión, suponen los momentos más hard de su carrera. 

Los jóvenes Olivia DeJonge y Ed Oxenbould resultan un tanto repelentes al principio, pero poco a poco nos van convenciendo y aportando además los momentos humorísticos que vienen bien para desatascar. El contrapunto lo ponen los veteranos Peter McRobbie y Deanna Dunagan, actores poco conocidos pero que realizan un trabajo convincente, sobre todo ella que nos regala los momentos más escalofriantes con una caracterización muy lograda.

Justo cuando habíamos perdido la fe en él, "La visita" supone un estimulante golpe de timón de M. Night Shyamalan en el que demuestra que sigue sabiendo cómo utilizar los resortes del género recuperando varios elementos de las películas que le hicieron célebre, y atreviéndose a dar un paso más allá a la hora de adentrarse de verdad en el cine de terror. Espero que esto no sea algo puntual y que el director confirme en próximos trabajos el buen sabor de boca que me ha dejado esta película. 

Mi nota: 7

12 de septiembre de 2015

CHORIZOS, ATRACO A LA ESPAÑOLA (Ricardo Vilbor, Ricar González - Grafito Editorial)


La pequeña pero interesante editorial Grafito nos trae Chorizos, atraco a la española, una obra ligera en clave humorística que refleja a la perfección el país de cuchufleta en el que vivimos. "Chorizos" nos cuenta cómo un imposible grupo de personas con problemas económicos se organizan para atracar ni más ni menos que el casino de Montecarlo.


El cómic es una evidente parodia del día a día de la sociedad española, y es difícil que el lector no encuentre personajes o situaciones con las que identificarse. El guión de Ricardo Vilbor, autor junto a Vicente Montalbá del extraordinario tebeo Carroñero (sin duda de lo mejorcito de este año), reparte a diestro y siniestro sin dejar títere con cabeza. Lo bueno es que aquí todo el mundo se lleva palos, sin importar que se trate de políticos, sindicatos, policía, actores, periodistas, pensionistas o conductores de autobús. Las actitudes de todos y cada uno de ellos serán perfectamente reconocibles, pues quien más quien menos se enfrenta a ellas casi a diario. Otro de los puntos graciosos del tebeo es identificar a los personajes que aparecen, muchos de los cuales son caricaturas de gente famosa en el mundo real. Especial gracia me ha hecho el personaje de Guille Teruel, que parodia a un conocido actor famoso por sus actitudes "revolucionarias".

El dibujo de Ricar González me resulta muy deudor de los dibujantes de tebeos humorísticos españoles de toda la vida, lo cual es perfecto para una obra que podría haberse enmarcado hace 30 años y hubiese funcionado igual de bien. No es "Chorizos" una obra muy colorista, pero se ha optado por alternar entre un tono azulado y uno sepia para diferenciar el relato principal de los flashbacks que nos van explicando la historia.


Estamos ante un cómic muy divertido y tremendamente actual. Cualquier persona, aunque no sea un lector habitual de tebeos, puede leerlo y esbozar unas cuantas sonrisas, dada la exactitud con que refleja la sociedad española actual. A pesar de ser un tebeo satírico, Ricardo Vilbor deja entrever una cierta amargura por la triste situación que vivimos, y que se ha convertido en cotidiana. A algunos les parecerá exagerado, pero a mí me parece real como la vida misma (por desgracia).

Podéis encontrar "Chorizos, atraco a la española" en tiendas especializadas o en la web de Grafito Editorial tanto en formato físico como en digital.

Mi nota: 7

9 de septiembre de 2015

CUATRO FANTÁSTICOS (Josh Trank, 2015)

Pues vamos con la película más maltratada por los medios en los últimos tiempos. Desde que empezaron a aparecer noticias sobre lo que Josh Trank estaba haciendo con Los Cuatro Fantásticos, todo el mundo empezó a poner el grito en el cielo. ¿Unos 4F oscuros, "nolanizados"? ¿Un Johnny Storm negro? ¿Una Cosa sin calzones? Este tipo de cuestiones estigmatizaron la película para el fandom antes de que se estrenara, siendo este un mal que se está generalizando en estos tiempos. Y es que gracias a internet, hoy día tenemos acceso a demasiada información sobre las películas antes de que podamos ver el producto final, y eso es un arma de doble filo que puede elevar el hype sobre cualquier producción o condenarla antes de que llegue a las pantallas. Y eso es un poco lo que ha pasado con esta película. Aún así, ¿tenían razón todos los que machacaron a "Los cuatro fantásticos"? Veamos.

La película está claramente dividida en dos partes. La primera, sin ser ninguna maravilla, me parece  resultona y satisfactoria. Josh Trank consigue darle una vuelta de tuerca al origen de los personajes, actualizándolos de una manera curiosa. Pese a que estamos acostumbrados a ver a este supergrupo como uno de los cómics más coloristas y desenfadados de la Marvel, el tono oscuro que se les ha dado no molesta demasiado. Por tanto, esta primera mitad resulta una más que correcta presentación de personajes siempre que dejemos de lado los obvios agujeros de guión que ya se nos empiezan a plantear.
El problema (más bien problemón) viene en el resto. Y es que cuando la película tiene que arrancar y empezar a mostrar algo de acción, todo el trabajo anterior se desmorona espectacularmente y nos encontramos con una chufla que no hay por dónde cogerla, más propia de una serie Z chusca que de una superproducción. Toda la trama que se había desarrollado de un modo adecuado se precipita totalmente y el desenlace se acelera dando la impresión de que este segundo segmento hubiera sido dirigido por otra persona.
Para estar ante una película de superhéroes, la acción brilla por su ausencia. En su lugar, tenemos a los personajes hablando y hablando pero sin que haya relaciones entre ellos. Lo que en los cómics (y en las películas anteriores dirigidas por Tim Story) era una familia de gente con superpoderes y con una química entre ellos perfectamente establecida, aquí es un grupo de extraños que apenas se conocen y, lo que es peor, no hacen nada por conocerse.
Las "épicas" escenas de acción que prometía el traíler tampoco aparecen. Como decía antes, la única secuencia de enfrentamiento la encontramos en el desenlace, y está tan mal resuelta que da sensación de cutrez y de abandono por parte de los responsables. Los efectos especiales parecen de hace 10 o 15 años, y para rematar, el diseño del villano es irrisorio, con lo que su aparición queda ridícula y consigue el efecto contrario al deseado. Si la película va en caída libre, lo del epílogo es la gota que colma el vaso, siendo literalmente de vergüenza ajena.

Los actores no están ni mal ni bien, se limitan a cumplir el expediente con cierta desgana pero no creo que nadie condene la película por las actuaciones. Tras verle pletórico en Whiplash (2014) tal vez esperábamos más de Miles Teller, pero tampoco es que lo haga mal. Tal vez sea Kate Mara la más convincente del reparto, o a la que mejor le pega el papel. Completan el casting los sosos Jamie Bell Michael B. Jordan (que ya trabajó bajo las órdenes de Trank en Chronicle (2012)).

No sé si la culpa es del director o del estudio, pero es una lástima que unos personajes tan míticos en el mundo del cómic se vean maltratados con tomaduras de pelo de este calibre. Espero que si vuelven a hacer algo con ellos los respeten un poquito más. Nos quejábamos de que en Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer (2007) habían convertido a Galactus en humo, pero en 2015 el humo ha sido la película entera.

Mi nota: 2

7 de septiembre de 2015

COMO UN GUANTE DE SEDA FORJADO EN HIERRO (Daniel Clowes - La Cúpula)


Como un guante de seda forjado en hierro es una obra totalmente surrealista que de alguna manera toca resortes profundos en el lector que se atreve a adentrase en ella. Temas como el miedo, el sexo o la muerte se ven reflejados de un modo totalmente onírico e irracional. La lógica que podemos encontrar en "Como un guante de seda forjado en hierro" es la misma que domina nuestros sueños o pesadillas, una lógica a un nivel subconsciente y primitivo, pero en la que podemos atisbar cierta verdad.


El cómic empieza con un personaje entrando a un cine X y encontrándose con una extraña película en la que cree reconocer a una mujer con la que estuvo en el pasado. Un tono puramente kafkiano recorre toda la obra, y algunos momentos nos recordarán al David Lynch más críptico. Pese a lo extraño y hermético de este cómic, lo cierto es que su lectura es fascinante, y el inaprensible misterio que nos propone Daniel Clowes nos engancha de manera sorprendente. De hecho, pese a no ser una lectura fácil, yo devoré en una tarde sus 148 páginas del tirón.

El dibujo del propio Clowes va en la línea de sus otros trabajos, buscando con su particular estilo una expresividad en los rostros que contrasta con una cierta rigidez de los personajes. Siendo una obra sin color, hay que decir que el autor ha sabido utilizar perfectamente el blanco y negro para realzar en todo momento el tono bizarro y pesadillesco que impregna cada página.


Es complicado decir mucho más sobre "Como un guante de seda forjado en hierro" debido a que es una obra que busca remover algunas emociones en el lector valiéndose de recursos poco habituales, con lo que llegará a un sector de público minoritario y posiblemente repelerá a la mayoría.
Se me hace difícil recomendar algo tan poco convencional, pero desde luego puedo decir que a mí me ha subyugado.

Mi nota: 8

6 de septiembre de 2015

DEL REVÉS (Pete Docter, 2015)

Confieso que Del revés no me llamaba mucho la atención de inicio, pero la unanimidad de la crítica a la hora de definirla como lo mejor de Pixar en los últimos años terminó por animarme a ir a verla. Sorprendentemente, lo que me encontré dista mucho de lo que me habían vendido. 

De primeras, el corto que acompaña a la película ya me pareció bastante ñoño. Que sí, que visualmente está muy bien y la canción es pegadiza, pero la historia me parece un tanto infantil. Empezamos mal.

Sobre la película en sí, en líneas generales me pareció bastante fallida, muy pretenciosa y que tarda un mundo en arrancar . El tramo final está bien, pero para llegar a él hemos de aguantar una hora bastante aburrida de una historia a la que, en mi opinión, no han sabido dar un enfoque adecuado. Lo que nos encontramos es un producto con poca alma, de esos que se quedan en terreno de nadie ya que fracasa a la hora de encontrar su público, pues no funciona para los adultos y me temo que aburrirá a los niños.
Todo el tema de las emociones está tratada de manera bastante obvia, lo cual me parecería bien si la película estuviera totalmente orientada al público infantil. Pero su pretenciosidad la acaba convirtiendo en un "manual de filosofía para dummies", pues tira de psicología barata para ganarse al espectador, y eso me pone de muy mala leche.
La gran aceptación de "Del revés" por parte de la crítica y del público en general me hacen pensar que Pixar ha sabido promocionar muy bien la película y ha conseguido venderla como lo que no es. 

Técnicamente está bien, faltaría más, pero tampoco aporta nada nuevo. Es como si el cine de animación hubiera alcanzado su techo y estuviera atascado sin saber encontrar nuevos caminos. El diseño de los personajes tampoco es de los más inspirados de Pixar, resultando poco llamativos y hasta un poco toscos. Algo más se han estrujado los cerebros en el tema de los decorados, mostrando el interior de la cabeza de la niña protagonista de un modo divertido y original.

En definitiva, creo que Pixar ha desaprovechado una buena oportunidad para crear un producto de más entidad y se ha quedado a medias. Salvo el tramo final, el resto carece de interés.
Por cierto, que si dentro de la cabeza de la niña de la película cabe todo lo que se nos muestra, no quiero imaginar lo que cabrá en la cabeza del director Pete Docter. Si buscáis una foto suya en internet, lo entenderéis.

Mi nota: 4

3 de septiembre de 2015

ANNIHILATOR (Grant Morrison, Frazer Irving - Legendary)


Surrealista, delirante, meta, irreverente, fascinante, inclasificable...
Se le pueden poner muchos adjetivos a Annihilator, pero aún así seguirá siendo un cómic difícil de definir. Porque aunque tiene elementos de ciencia-ficción, de épica, de drama, de comedia, de terror, de aventuras, de ciberpunk y hasta de religión, no es ninguna de estas cosas y es todas ellas a la vez. Puro Grant Morrison, vamos.

La trama versa sobre Ray Spass, un escritor que ha caído en una espiral de autodestrucción mientras intenta crear su mejor novela, una historia sobre una especie de rebelde que es capturado y encerrado en una nave-prisión que flota bajo un colosal agujero negro. Sobre esta premisa, el guión de Grant Morrison pone énfasis en la ambigüedad de la trama, sobre todo entre las dos líneas paralelas de realidad y ficción que se van entremezclando hasta encontrarse literalmente.


Estamos ante una obra que habla de dualidades (el nombre del protagonista Max Nomax da una idea de ello), del acto de la creación en cualquier vertiente, de la eterna lucha entre el bien y el mal. Y, por qué no, también habla de la fina línea que separa la locura de la genialidad, y del sinsentido de lo humano y lo trascendental, del todo y de la nada. ¡Ah, y de un osito de peluche! O tal vez no habla de nada de eso y es todo una enorme broma. ¡Con Morrison nunca se sabe!
Sea como sea, hay que avisar de que Annihilator no es una obra de fácil acceso. Grant Morrison, como es habitual en él, no se lo pone fácil al lector y durante los primeros números podemos perdernos fácilmente sin que nos quede claro qué nos está contando el cómic. Confieso que yo mismo estuve a punto de tirar la toalla en el segundo número, pero mi cabezonería me salvó. Una vez superado ese escollo, el puzzle empieza a cobrar forma y nuestra paciencia se ve recompensada. Al final la obra engancha gracias a su surrealismo, su humor negro y su originalidad. Y sin duda estamos ante un cómic que no sólo admite relecturas sino que las necesita.


Para sumar aún más puntos, el dibujo de Frazer Irving me parece una maravilla absoluta que nos recuerda a artistas de la talla de Dave McKeanDuncan Fegredo o John Bolton. El detalle que alcanzan las ilustraciones de Irving es sorprendente, y muchas viñetas casi parecen fotografías. De hecho, viendo las caras de los personajes y su expresividad no me extrañaría que Irving hubiera dibujado encima de modelos fotográficos. Pero da igual, porque cada viñeta nos deja absortos con su calidad. También es admirable el trabajo del propio Irving en cuanto a color, dotando a toda la obra de unos tonos diferentes para cada ocasión y unas texturas sorprendentes.


Estamos ante una nueva locura de Grant Morrison que encandilará a sus seguidores y ahuyentará a sus detractores. De lo que no cabe duda es que se trata de una obra sumamente original, y puedo decir que a mí me ha fascinado tanto por su guión como por el dibujo, así que la recomiendo sin cortapisas. Por cierto, la editorial que ha publicado los 6 números de Annihilator es Legendary, filial de la productora cinematográfica del mismo nombre. ¿Veremos algún día este cómic en los cines? Sería curioso, sin duda.

Mi nota: 8