Buscar en este blog

Social

26 de febrero de 2015

REVIVAL (Tim Seeley, Mike Norton)


Esta reseña comprende los volúmenes 1 y 2 USA, que incluyen los números 1 al 11 de la serie regular.

Inauguramos la sección de cómics con esta obra de la editorial Image, definida por sus propios autores como "rural noir".
"Revival" nos cuenta cómo en un pequeño pueblo de Wisconsin los muertos han vuelto a la vida y sus habitantes tienen que lidiar con esta situación sin precedentes. Las personas que reviven no son los típicos zombies que estamos acostumbrados a ver en otras obras, sino que vuelven tal y como eran, aunque desde el principio vislumbramos que hay algo extraño en ellos.


Aunque hay toques de terror, gore y situaciones malrrolleras, "Revival" es más una historia de personajes, casi podríamos decir que es un trasunto oscuro de "Doctor en Alaska". El guión de Tim Seeley hace hincapié en las relaciones que se establecen entre los personajes y cómo les afecta el hecho de la resurrección. El tono de la historia no es tan dramático como pudiera parecer, más bien se cuenta en clave de thriller costumbrista con toques de humor y una buena carga de crítica social. En estos primeros números quedan retratados diferentes estamentos como los medios de comunicación, los políticos, o las fuerzas de seguridad.
Pero lo que verdaderamente hace grande a este cómic es lo condenadamente bien que están definidos todos los personajes. Cada uno tiene una personalidad propia claramente diferenciada del resto, y muchos de ellos resultan altamente carismáticos. Es una delicia ver cómo cada uno de ellos se comporta de diferente manera ante los mismos acontecimientos.

La trama está muy bien llevada, de tal manera que cada vez que parece que la historia flojea, el guionista se saca de la manga algún golpe de efecto sorprendente que deja al lector enganchado y con ganas de leer los siguientes números. Chapeau para Seeley. Además, el ritmo está claramente influenciado por el cine o la televisión, de hecho no me extrañaría nada ver una adaptación en forma de serie de TV.



Para redondear, contamos con un fantástico dibujo de Mike Norton, que resulta a la vez clásico y moderno y que, junto a un perfecto color de la mano de Mark Englert, realza perfectamente el guión y consigue darle unos rasgos característicos a cada personaje. Norton se muestra además muy detallista, cosa que se aprecia claramente en las viñetas más truculentas.
Mención aparte para las espléndidas portadas realizadas por Jenny Frison, cuyo arte resulta una auténtica gozada.

En definitiva, una serie muy recomendable que demuestra el buen estado actual del cómic en general y de la editorial Image en particular, convertida en un paraíso creativo para los autores y equiparable a lo que puede ser la HBO en televisión.

Mi nota: 8


25 de febrero de 2015

INHERENT VICE (Paul Thomas Anderson, 2014)

Sin saber muy bien qué esperar, me dispuse a ver la última película de Paul Thomas Anderson. Considerado uno de los mejores directores de los últimos años tras habernos regalado peliculones de la talla de Boogie Nights (1997), Magnolia (1999) o Pozos de ambición (2007), Anderson ya empezó a jugar al despiste con la extraña narrativa de The Master (2012). Pues bien, con esta "Inherent Vice" el director sigue caminando en esa línea confusa que resulta complicado atacar.

Los primeros rumores sobre la película afirmaban que se trataba de una spoof movie repleta de chistes y gags, lo cual elevó tanto mi extrañeza como mis ganas de verla. Tras su visionado, sólo puedo decir que no sé quién soltaría ese rumor porque la película no tiene nada de eso. "Inherent Vice" es la adaptación de la novela homónima de Thomas Pynchon y nos cuenta la investigación de una especie de detective-hippie-porrero sobre un par de personas que aparentemente han desaparecido. Estamos ante una historia de cine negro clásico contada en un tono surrealista que mezcla intriga con comedia negra de un modo casi aleatorio. La trama puede resultar atractiva en la primera hora, pero a medida que se van sucediendo situaciones absurdas y diálogos inconexos todo va dejando de tener gracia y al final terminamos la película casi por inercia. Cierto es que la dirección de P.T. Anderson sigue siendo magistral, y la calidad técnica del film es tan irreprochable como su colorista y logradísima ambientación, pero la película se hace interminable y aburrida. Se juega con la paciencia del espectador y, al menos en mi caso, la última hora se hace eterna. 

En el reparto encontramos lo mejor de la función, con un gran Joaquin Phoenix como protagonista omnipresente rodeado por una multitud de rostros conocidos. Destaca como femme fatale la inglesa Katherine Waterston.Las apariciones de Josh Brolin no tienen desperdicio, y fue una gran sorpresa encontrar a Martin Short (el inolvidable protagonista de El Chip Prodigioso (1987)) en un pequeño papel. También se asoma gente como Reese Witherspoon, Owen Wilson, Benicio del Toro o Eric Roberts

Pese a sus virtudes, creo que "Inherent Vice" es el segundo disparo fallido de Anderson tras "The Master". El director sigue mostrando su enorme clase pero parece haberse olvidado de conectar con el espectador. En mi opinión, hay que tener mucha paciencia para entrar en el juego que propone esta película. Y yo no la tuve.

Mi nota: 4

22 de febrero de 2015

LIFE ITSELF (Steve James, 2014)

A todos aquellos que estén mínimamente interesados en el mundo del cine, posiblemente les suene el nombre de Roger Ebert. Todos los que no le conozcan han de saber que fue, posiblemente, el crítico de cine más famoso e influyente de la historia. Y este documental sirve para rendirle tributo y otorgarle el reconocimiento que merece.

"Life itself" nos cuenta lo esencial en la vida de Ebert, mostrando cómo se inició en el mundo del periodismo y cómo, casi por casualidad, acabó escribiendo una columna de críticas de cine en el Chicago Sun-Times, periódico que no abandonó hasta su muerte. El documental está basado en la propia autobiografía de Roger Ebert, aunque al estar rodado antes de su muerte, cuenta con testimonios de primera mano del propio crítico y de la gente que más le conoció.

Ebert alcalzó gran popularidad al presentar junto a Gene Siskel un programa de televisión en el que discutían sobre las películas que habían visto. La gran erudición de ambos (no en vano Ebert logró un Pulitzer y Siskel se graduó en filosofía en la prestigiosa universidad de Yale) unida a su forma de vestir chapada a la antigua podría hacer pensar que el programa era rancio y poco atractivo para los televidentes, pero de alguna manera consiguieron triunfar y convertir el show en un auténtico clásico de la televisión americana. Su éxito se basaba en que, aunque eran polos opuestos, Siskel y Ebert se complementaban el uno al otro y supieron crear un estilo único y dotar de un gran carisma a sus enfrentamientos. Llegaron a alcanzar tal notoriedad que directamente se codeaban con el star-system de la época, siendo tan conocidos como los propios actores o directores de las películas que comentaban. Desgraciadamente, todo esto terminó a principios de 1999 con la prematura muerte de Siskel víctima de un tumor cerebral.
La película retrata muy bien la relación de amor-odio que se estableció entre los dos desde el principio dada la gran competitividad de ambos, y que se convirtió en la columna vertebral de la carrera de Ebert. Hay numerosos extractos del programa en el documental, y es una maravilla ver a los dos críticos discutiendo sobre clasicazos como Apocalipsis Now (1979)El precio del poder (1983), La Chaqueta Metálica (1987) o El color del dinero (1986) (el pasaje sobre esta película demuestra que Ebert no se casaba con nadie).

La película intercala todos eventos importantes de la biografía de Ebert con sus últimos meses de vida, que pasó luchando contra un cruel cáncer que motivó que se le extirpase la mandíbula y le impidió hablar durante sus años finales. Esto, que para alguien que vive de la palabra debería ser demoledor, se convirtió en un acicate para él y le motivó a escribir más que nunca y a publicar sus críticas en internet.

Siendo el propio protagonista el que dio permiso al director Steve James para que rodara este documental, es entendible que la película tenga un tono amable y condescendiente con Ebert. Pese a ello, en algún momento se deslizan detalles que dejan entrever que el famoso crítico no tenía un carácter demasiado fácil. Y es que la influencia que llegó a alcanzar era tanta que podía hundir una película con una mala crítica, y supongo que eso le granjeó más de un enemigo aunque este tema no queda explicado. Lo que no se oculta son los problemas que tuvo con el alcohol en los primeros años de su carrera y que estuvieron a punto de echar por tierra todo su futuro.

En definitiva, éste es un emocionante documental que homenajea a una figura de vital importancia en el mundo del séptimo arte, ampliamente conocido en norteamérica pero no tanto por estos lares, y que ha dejado un importante legado. De obligada visión para todos los amantes del cine.

Mi nota: 8

18 de febrero de 2015

THE ATTICUS INSTITUTE (Chris Sparling, 2015)

Años 70. El Instituto Atticus se dedica a investigar y documentar las supuestas capacidades telequinéticas de algunas personas, obteniendo resultados desalentadores. Sin embargo, la llegada de una extraña paciente llamada Judith Winstead provocará un giro de 180 grados a las creencias de todos los miembros del instituto.

"The Atticus Institute" es un interesante falso documental fantásticamente ambientado en la década de los 70. Aunque el arranque de la película pueda hacer pensar lo contrario, el mimo que se ha puesto en esa ambientación resulta lo mejor del film, con un excelente tratamiento de envejecimiento de las imágenes para hacerlas totalmente creíbles. Por momentos parece que estemos viendo un documental auténtico sobre los experimentos que se llevaron a cabo en ese instituto psiquiátrico. La película basa su estructura en lo mismo que un documental típico, esto es, entrevistas actuales a las personas que estuvieron involucradas en la historia e imágenes de archivo correspondientes a la época en que sucedieron los hechos. Como digo, todo esto está muy logrado.

Yéndonos a la trama, la historia nos mezcla la búsqueda de capacidades mentales que sobrepasan lo científico con un elemento terrorífico que no desvelaré, aunque tanto el inicio de la película como las diferentes sinopsis que se han publicado destapan el auténtico leit motiv de la trama. Toda la primera mitad consigue enganchar al espectador mientras se nos van ofreciendo cada vez más detalles siguiendo los cánones de este tipo de películas. Sin embargo, en mi opinión la segunda mitad pierde algo de fuelle y se alarga demasiado (pese a que el metraje apenas supera la hora y veinte minutos). La película no asusta en exceso pero sí que logra crear una cierta atmósfera que ayuda a que lleguemos al final con suficiente interés.

El reparto cumple a la perfección aunque se echa en falta que todos los actores sean desconocidos, ya que hay un par de ellos que nos sonarán de otras producciones y eso le resta un punto de credibilidad al asunto. Cabe destacar a la sufrida Rya Kihlstedt dando vida a la paciente en torno a la cual gira toda la trama. El desconocido director Chris Sparling realiza un buen trabajo sobre todo dando en todo momento el tono de documental. 

Es cierto que no inventa nada nuevo, pero "The Atticus Institute" consigue que permanezcamos atentos a la pantalla gracias a una perfecta factura técnica y bien merece al menos un visionado.

Mi nota: 6


16 de febrero de 2015

THE IMITATION GAME (Morten Tyldum, 2014)

El joven matemático Alan Turing es reclutado por los servicios de inteligencia británicos para lograr interpretar los mensajes cifrados del ejército alemán.

A pesar de contar con una historia de fondo muy atractiva, el director noruego Morten Tydlum (que en 2011 nos trajo la magnífica Headhunters) se las apaña para realizar un film bastante plano, soso y predecible. Podríamos decir que la película es un biopic sobre Alan Turing, una de las mentes más brillantes del siglo XX y que está considerado como uno de los padres de los ordenadores personales. La trama se centra en un momento concreto de la vida de Turing, cuando comienza a trabajar en descifrar los mensajes que los alemanes lanzaban a través de la máquina Enigma. Además, se nos ofrecen varios flashbacks sobre la adolescencia de Turing y su relación con un estudiante.

Para mí, los problemas son varios. Cualquiera que investigue someramente sobre la vida de Alan Turing va a descubrir que la fidelidad que la película guarda con la historia real es mínima. Las licencias que se toma el film son numerosas, y todas están dirigidas a crear un producto hollywoodiense que contente al espectador medio. En varias ocasiones se fuerzan situaciones dramáticas que buscan reforzar el componente emocional, pero terminan resultando poco menos que ridículas.
El personaje de Turing está totalmente exagerado y casi parece una parodia de sí mismo. Vale que fuera un matemático brillante, excesivamente tímido y con problemas para sociabilizar, pero es que aquí se le retrata como si fuera el Sheldon Cooper de "The Big Bang Theory".
Por suerte no todo es negativo. Hay que rescatar la muy lograda ambientación que deja claro que los Weinstein han invertido aquí mucho dinero. Todo el diseño de producción, vestuario, etc. está muy conseguido y no se le puede poner ningún pero. Además, el ritmo de la película está bien llevado y logra que aguantemos hasta el final con cierto interés.

Sé que a los académicos que votan para los Oscars les gusta este tipo de películas, pero me parece increíble que se nomine a Benedict Cumberbatch como mejor actor por delante, por ejemplo, del Jake Gyllenhaal de Nightcrawler. La recreación de Cumberbatch me parece demasiado exagerada e histriónica por momentos, y para nada digna de ser premiada. Del resto del reparto hay que mencionar a Charles Dance y a Mark Strong, que se comen la pantalla cada vez que aparecen.

En mi opinión, los hechos reales en que se basa la película ya eran lo suficientemente interesantes para crear un producto muy entretenido sin necesidad de inventar tramas accesorias que sólo sirven para restar credibilidad a la historia. se podía haber hecho una película más entretenida siendo mucho más fiel a la historia real. "The imitation game" se queda en el típico biopic académicamente correcto pero que no aporta nada nuevo y que deja la sensación de ser un telefilm de gran presupuesto. Decepcionante.

Mi nota: 4

8 de febrero de 2015

FOXCATCHER (Bennet Miller, 2014)

Un joven luchador, medalla de oro en las olimpiadas de Los Ángeles '84, es reclutado por un excéntrico millonario para que entrene en sus instalaciones y prepare las siguientes olimpiadas.

Poco más que esta escueta sinopsis se puede contar de la historia de la última película de Bennet Miller, director también de Moneyball (2011) o Capote (2005). Lo primero que hay que decir es que Miller se ha basado en un suceso auténtico que involucra al trío protagonista, pero lejos de recrearse en lo más llamativo de la historia real se centra en la extraña relación que se establece entre los dos hermanos luchadores (Mark y David Schultz) y John du Pont, el millonario obsesionado con tener una medalla de oro y que adopta el rol de entrenador.

El ritmo de la película es exasperantemente lento, y el interés de lo que se nos cuenta es absolutamente nulo hasta que llegamos al desenlace. El 90% del metraje es casi un relato intimista sobre los personajes, intercalando de vez en cuando imágenes de los entrenamientos y de la competición. Todo ello mostrado con una dirección más bien plana y una gran parsimonia y falta de emoción, lo cual no sirve para transmitir al espectador nada que no sea tedio y aburrimiento. Es cierto que el final eleva el listón y es lo único salvable de la película, pero creo que no merece la pena aguantar más de hora y media para llegar a ese desenlace.

En cuanto a los actores, he de decir que estoy de acuerdo en que tanto Channing Tatum como Mark Ruffalo hacen un gran trabajo, habiendo moldeado sus cuerpos de tal manera que realmente parecen luchadores profesionales. Sin embargo, discrepo en las alabanzas que se está llevando Steve Carell en su papel de John du Pont. Su caracterización está muy lograda, eso sí, pero aparte de ello Carell se limita a adoptar una pose lánguida y a mirar siempre con la barbilla alta. En eso se basa su interpretación. Su nominación a los Oscar como mejor actor me parece totalmente excesiva, y más habiendo obviado la academia trabajos como los de Jake Gyllenhaal en Nightcrawler. Además, creo que su personaje está mal construido, ya que en ningún momento se nos dan detalles que nos lleven a prever su comportamiento final (aunque esto es más bien achacable al director).

Por tanto, me parece un gran fiasco y que, salvo las interpretaciones de Tatum y Ruffalo, no merece la pena. Mejor pueden buscar información sobre la historia real y ahorrarse la película.

Mi nota: 2





2 de febrero de 2015

FINDING VIVIAN MAIER (John Maloof/Charlie Siskel, 2013)

"Finding Vivian Maier" es un documental nominado a los Oscars de este año en esa categoría. La verdad es que no conocía su existencia, y tampocó me llamó demasiado la atención cuando mi hermano (gran aficionado a la fotografía de calle) me recomendó echarle un ojo y reseñarlo.

John Maloof (codirector junto al guionista Charlie Siskel) nos cuenta cómo, buscando imágenes antiguas de Chicago para un proyecto, encontró en una subasta unos negativos de película fotográfica. Lo que encontró en esos negativos fueron multitud de escenas callejeras de Chicago y Nueva York retratadas con una maestría fuera de lo común y comparable a los mejores y más famosos fotógrafos del siglo XX. Maloof comienza entonces a investigar sobre Vivian Maier, la enigmática fotógrafa de la que apenas parece haber ningún rastro. A través de entrevistas a gente que la conoció, se nos desvela la extraña personalidad de una mujer que no parecía pertenecer a su tiempo.

Este documental no es de los que tiene un giro sorprendente que nos deja ojipláticos, pero lo cierto es que la figura de Vivian Maier posee los suficientes claroscuros para que no haga falta un golpe de efecto. Tras presentarnos al personaje de una manera amable, poco a poco empieza a aparecer un lado oscuro, casi tenebroso, que no hace más que incrementar la confusión sobre quién era esta mujer. Creo que esta parte se queda algo corta y que se debía haber explorado un poco más, aunque entiendo que la labor de investigación por parte de John Maloof ya debió ser excesivamente laboriosa.
El mérito de la película es mostrarnos a un personaje totalmente anónimo e ir desvelando poco a poco su compleja personalidad sabiendo mantener en todo momento el interés del espectador. Como nota negativa, creo que la explicación que da el director sobre por qué decide sacar este material a la luz está algo forzada y es una mera excusa para justificarse.

En definitiva, un documental muy interesante, bien montado, bien estructurado y sobre todo con un personaje central que resulta tan misterioso como confuso. Y que nos demuestra que no todo el mundo quiere ser reconocido, que hay gente que se contenta con realizar su pasión (o su obsesión) aunque se guarden el resultado para ellos mismos.
Y bueno, aunque yo no entiendo mucho, las fotografías que salen durante toda la película me parecen realmente magníficas, por lo que si os gusta este mundillo disfrutaréis el doble del documental.

Y me vais a perdonar que haga algo de spam, pero este es spam del bueno. Para agradecerle a mi hermano esta recomendación, os invito a que descubráis parte de su trabajo en https://www.facebook.com/jcpascualphoto. Os va a gustar.

Mi nota: 7,5