Buscar en este blog

Social

27 de agosto de 2014

LOCKE (Steven Knight, 2013)

Es de noche. Un trabajador de la construcción se quita el casco, las botas y el uniforme y se mete en su coche. Arranca y emprende un trayecto que cambiará su vida.

Ésto es "Locke", película dirigida por Steven Knight e interpretada magníficamente por Tom Hardy. No sabía nada de esta película hasta que ví por la calle los carteles que la anunciaban como uno de los mejores thrillers del año. Investigando un poco, pero sin querer enterarme demasiado, leí que la comparaban con "Buried (Enterrado)" porque toda la película transcurre en el interior del coche con el único personaje de Ivan Locke. Pues bien, ni estamos ante un thriller ni esta película tiene nada que ver con "Enterrado". Lo que se nos propone aquí es un drama con todas las letras, y la única incógnita que hay es saber qué está sucediendo y por qué Locke está tomando las decisiones que toma. No quiero contar nada del argumento, pues chafaría toda la película, pero el guión está perfectamente estructurado y consigue que nos interesemos por una historia ciertamente trivial, el drama interior de un hombre perseguido por sus propios demonios.

Destaca sobre todo una gran interpretación de Tom Hardy, el único actor que vemos en pantalla y que desde el asiento de conductor tiene que transmitir un amplio abanico de emociones mientras habla continuamente por teléfono. Un papel complicado pero que el actor británico solventa muy convincentemente. Me gustó también la música tranquila que acompaña al film, creación de Dickon Hinchliffe. Como punto negativo, me sobran los continuos planos en que vemos los reflejos de las luces de la ciudad en la luna del coche. Si fueran puntuales no molestarían, pero están omnipresentes en toda la película y dan una sensación de pretenciosidad, buscando tal vez potenciar la etiqueta "indie" con imágenes preciosistas que a mí me estorban por exceso.

En definitiva, me parece una película que sin contar gran cosa consigue suscitar el suficiente interés para verla del tirón y que nos deje buen sabor de boca. Eso sí, hay que verla sabiendo que estamos ante un drama y no un thriller, que no os confunda la publicidad. Y ante todo, es una película de un gran nivel actoral, aunque sólo haya un actor. Recomendable.

Mi nota: 6,5

20 de agosto de 2014

GUARDIANES DE LA GALAXIA (James Gunn, 2014)

Desde que se anunció este proyecto mi interés ha ido cambiando entre virtualmente nulo y poco más que cero. Y es que estos Guardianes de la Galaxia eran unos personajes totalmente desconocidos para mí. De niño leí bastantes tebeos de la Marvel, pero apenas recuerdo que se mencionara a estos personajes. Así que me sorprendió que saliera adelante esta producción, ya que hasta ahora Marvel había tirado de personajes ultraconocidos para sus películas. Pero bien es cierto que, desde que iniciaran una nueva etapa en 2008 con Iron Man, todas las pelis marvelitas han funcionado bastante bien y, por ese lado, esta peli merecía una oportunidad.

Es esta la primera película espacial de Marvel, donde la Tierra apenas aparece al principio en un flashback. Todo sucede en otros lugares del universo, con nuevos personajes. El grupo principal está formado por una curiosa mezcolanza de individuos variopintos liderados por el "terrano" Starlord (un gran Chris Pratt), un forajido humano que fue secuestrado por una raza alienígena cuando era un niño. Junto a él, tenemos a una panda de seres de distintas razas y de discutible reputación. Tal vez los mejores momentos se los llevan los dos personajes digitales: Rocket, una especie de mapache cazarrecompensas (en versión original con la voz de Bradley Cooper) y Groot, un ser que parece el tronco de un árbol y que acompaña en todo momento al mapache (la voz de Groot la pone Vin Diesel).

La historia no es nada del otro mundo, pero tampoco hace falta. Pues la película es pura diversión desde su inicio (puro homenaje a Indiana Jones) hasta su final. Con un ritmo trepidante, la cinta tiene un acento macarra y humorístico mucho más marcado que Los Vengadores, (aunque algunos gags sean demasiado chorras), pero ello no va en detrimento de la parte aventuril. Se ha pretendido también que la película sea un continuo homenaje a esa tan amada/odiada década de los ochenta, empezando por la cinta de cassette que lleva perennemente Starlord y que está plagada de famosos temas ochentosos. Y uno de los mayores homenajes está en la escena postcréditos, no digo más. Es posible que este componente nostálgico sea un buen aliciente para la mayoría del público, pero a mí me termina cansando, qué queréis que os diga. Pese a ello, como digo, la peli es un no parar y sus 120 minutos pasan en un suspiro. Algunas escenas son de aplauso, y es que se nota que estamos ante una superproducción muy cuidada. Diseños, personajes, naves, armas... todo está cuidado al detalle para ofrecernos un entretenimiento del máximo nivel. La dirección de James Gunn no se aparta de los cánones de las producciones Marvel, lo cual me parece positivo ya que consigue que identifiquemos a unos personajes nuevos como unos más dentro del vasto universo marvelita.

La jugada era más arriesgada de lo habitual, pero Disney y Marvel vuelven a salir airosas. La película está siendo un éxito de taquilla importante, por lo que es seguro que tengamos secuelas. Poco más que decir, bastante recomendable para pasar un rato divertido y comprobar que la franquicia cinematográfica de Marvel sigue en plena forma. Pese a no contar con grandes estrellas ni con personajes reconocidos, Guardianes de la Galaxia consigue estar a la altura de "Los Vengadores". Con eso está todo dicho.

Mi nota: 7,5

16 de agosto de 2014

BEGIN AGAIN (John Carney, 2013) / #CHEF (John Favreau, 2014)

Cambiando un poco de tercio, nos pondremos un poco más ñoños de lo habitual con estas dos películas que están en cartel, y que son bastante recomendables para ver en estos días de calor acompañados de vuestros cónyuges/cónyugas sin temor a que os abronquen tras su visionado. Además pueden ayudar a cambiarte el humor si has tenido un mal día.

Begin Again


En el ya lejano año 2006, Once se convirtió en una de las grandes revelaciones del cine independiente llegando a ganar un Oscar a la mejor canción original y cosechando grandes críticas. Ahora nos llega la nueva película de su director, el irlandés John Carney. Begin Again cuenta el encuentro casual de un productor musical arruinado y una cantautora ocasional en un momento de crisis. 

En Once la pareja protagonista (cantantes profesionales más que actores) funcionaba tan bien, que  mi mayor temor con Begin Again era que, teniendo esta vez a dos actores tan conocidos como Mark Ruffalo y Keira Knightley, la credibilidad de la historia se viera afectada. Sin embargo, la química entre ambos es sorprendentemente buena y dan el pego totalmente. Ruffalo demuestra ser un actor carismático capaz de ir más allá de lo que nos ofrecía como doctor Banner en Los Vengadores. Y la Knightley se descuelga como una buena cantante interpretando la mayoría de temas que suenan en la película.

Si bien las canciones me parecen algo inferiores a las de Once, tienen su gracia y es innegable el buen gusto musical de Carney (la mención a Randy Newman es una buena muestra). Como ya sucediera en Once, es admirable la manera que tiene el director de integrar la música en la película, lo que siempre nos arranca una sonrisa. Incluso volvemos a tener cantantes profesionales en el reparto, como Adam Levine (vocalista de Maroon 5 o CeeLo Greeen). Pese al componente romanticón y al "happy ending", esta es una de esas películas que nos deja muy buen cuerpo al salir del cine.

Mi nota: 7

#Chef


#Chef (sí, con el hashtag delante) es la nueva comedia dirigida e interpretada por Jon Favreau (director de las dos primeras películas de Iron Man). Aquí tenemos la historia de un chef que se ve empujado a dejar su trabajo por una reseña negativa de su comida escrita por un influyente crítico gastronómico.

Comedia más ligera que Begin Again, pero igual de refrescante y más divertida, #Chef es un festín para nuestros sentidos y es posible que oigamos el rugir de nuestro estómago en más de una ocasión. Pues es una delicia ver las secuencias en que el personaje de Favreau prepara sus platos, casi se puede oler el aroma de cada comida. El director/actor se alza en esta película demostrando su carisma y rodeándose de una pléyade de secundarios de la talla de Dustin Hoffman, Scarlett Johansson, Robert Downey Jr., John Leguizamo, Sofía Vergara y Oliver Platt.

Además de las continuas recetas que vemos en pantalla, también es destacable la música que nos ofrece #Chef. Tenemos muchos ritmos latinos que le sientan muy bien a la película, y también algunos sonidos de Nueva Orleans o de Texas que ilustran perfectamente los lugares por los que van pasando los protagonistas. Aunque el guión es bastante simple, Favreau aprovecha algunos momentos para criticar el uso de las redes sociales o ironizar sobre la manera en que se educa a los hijos hoy en día. Pero al final prevalece el tono de comedia suave, de esas que se agradecen de vez en cuando y que al finalizar nos dejan bastante satisfechos aunque con mucha hambre, eso sí.

Mi nota: 6

10 de agosto de 2014

AT THE DEVIL'S DOOR (Nicholas McCarthy, 2013)

A una agente inmobiliaria le ofrecen una casa para que intente venderla con cierta urgencia. Pero la casa oculta secretos que poco a poco irán saliendo a la luz.

Con esta premisa, uno espera encontrarse la típica película de casa encantada con un desarrollo totalmente previsible. Sin embargo, estamos ante una buena muestra de que una historia mil veces contada puede parecer nueva si se cuenta de manera distinta. El director Nicholas McCarthy nos ofrece una sólida pieza de género queriendo apoyarse en una buena atmósfera antes que en los típicos sustos que abundan en este tipo de producciones. Y lo consigue (a medias) gracias a un ritmo pausado, a una banda sonora que acompaña muy bien en segundo plano, y a unas convincentes interpretaciones de las tres actrices principales: Ashley Rickards, Catalina Sandino Moreno y Naya Rivera.

La historia se divide en tres partes diferenciadas, y en cada una de ellas cambiamos de actriz protagonista, aunque siempre guardando relación entre todas. El director entremezcla el presente con flashbacks del pasado de manera bastante acertada y, aunque la trama no es nada compleja, se introducen algunos elementos dramáticos que pretenden darle una segunda lectura a la historia. La ambientación que se le ha dado a la película es su gran baza, y funciona bastante bien consiguiendo en varios momentos causar escalofríos en el espectador alejándose del susto fácil.
Sin embargo hay un par de puntos negros, y es que el ritmo lento de esta cinta puede llegar a hacerse pesado por momentos. Y además, es una pena que en una película de este tipo, que sugiere más que muestra, haya un par de concesiones al susto mainstream enseñando más de lo que debe. Estos momentos se alejan del tono general de la película y lastran el resultado final.

Pese a ello, la resolución es coherente y deja buen sabor de boca, así que podemos recomendar At the Devil's Door agradeciendo que intente alejarse de los tópicos del cine de terror y busque explorar el género desde un punto de vista más original. Por cierto, un buen detalle del director el dedicar esta película a la memoria de nuestro Jess Franco.

Mi nota: 6,5

6 de agosto de 2014

THE GRAND (Zak Penn, 2007)

Como Incident at Loch Ness me dejó muy buen sabor de boca, decidí visionar la siguiente película del director Zak Penn, esta "The Grand". Tenemos aquí una comedia que gira alrededor de un torneo de póker profesional.

Está rodada a modo de falso documental, y recuerda poderosamente al formato utilizado por varias comedias televisivas como "The Office" o "Modern Family". La película está plagada de gags, algunos más afortunados que otros, y nos plantea un desfile de numerosos personajes a cual más pintoresco, siempre bordeando la parodia y buscando el chascarrillo. La lista de intérpretes es larga, con Woody Harrelson capitaneando y secundado por múltiples nombres más o menos conocidos que aparecen haciendo cameos. Son de destacar las apariciones de Werner Herzog haciendo parodia de sí mismo, y de Dennis Farina, cuya entrada es uno de los momentos más memorables de la película.

La cinta empieza bien, y discurre mezclando momentos de humor surrealista con otros más ácidos, pero el problema viene a partir de la mitad, cuando el humor empieza a decaer y la peli empieza a hacerse cuesta arriba. Toda la última parte, que corresponde al torneo en sí, debería ir aumentando en interés pero en cambio cae en declive hasta llegar a un final que es casi un anticlimax y nos deja con la sensación de que el director ha desaprovechado una buena oportunidad para conseguir una grand comedia. Aún así, se deja ver y tiene momentos muy buenos.

Mi nota: 6


3 de agosto de 2014

COLD IN JULY (Jim Mickle, 2014)

Un matrimonio despierta en mitad de la noche por unos ruidos que parecen provenir del salón de su casa. Richard, el marido, pistola en mano, se encuentra en el salón con un hombre enmascarado. Sobresaltado y, casi por accidente, Richard dispara contra el intruso terminando con su vida.

Este es el inicio de "Cold in July", película dirigida por Jim Mickle que adapta la novela homónima de Joe R. Lansdale. Lo que sigue es el acoso al que se ven sometidos Richard y su familia por parte del padre del asesinado. Pero cuando parece que vamos a ver una película de acoso y supervivencia, la historia pega un volantazo y la cinta cambia de dirección bruscamente.

Es ésta una película un tanto extraña por unos cambios de tono que la impiden definirse completamente, pero que cuando acaba deja un buen sabor de boca. Y hay dos cosas a destacar claramente:
Primero, las interpretaciones de tres pedazo de actores: Michael C. Hall (conocido por las series A dos metros bajo tierra y Dexter), y los veteranos Sam Shepard y Don Johnson. Hall es el protagonista, omnipresente durante toda la película, y compone con gran solvencia un personaje muy diferente a los que había interpretado en televisión. Pero los que le dan empaque a esta producción son Shepard y Johnson, que con una presencia extraordinaria hacen que disfrutemos cada minuto que aparecen en pantalla.
Y segundo, la atmósfera ochentera. El vestuario, la ambientación, la música (esos sintetizadores), la trama y hasta los títulos de crédito hacen parecer que hemos visto una cinta de vídeo (también aparecen en la película) de aquella época. Esto puede ser un arma de doble filo, pero si a mí, que soy un gran detractor de esa década, me ha gustado, posiblemente los que adoran los ochenta lo agradecerán aún más.

Como puntos negativos, lo inverosímil de algunas situaciones (posiblemente sea más problema de la novela adaptada que del guión de la película) y el que la película no mantenga un tono uniforme pueden lastrar en parte su visionado. Pero si nos olvidamos de ello, podemos pasar un buen rato disfrutando de las interpretaciones de tres grandes actores y de una trama con sabor a buena novela negra.

Mi nota: 6,5