Buscar en este blog

Social

29 de mayo de 2017

ALIEN COVENANT (Ridley Scott, 2017)

No sé si será la edad, o simplemente el haber visto ya tantas películas. El caso es que a menudo, el hype o alta expectativa sobre determinadas películas me hace poco efecto. También puede influir el haberme negado en la medida de lo posible a ver trailers, debido a la generalizada costumbre que tienen de exponer demasiados detalles relevantes de la trama. Sea como sea, acudí a ver Alien: Covenant sin esperar mucho y sin haberme informado sobre ella. Con Prometheus me pasó al revés, me dejé llevar por la brutal exposición de la campaña promocional, lo cual hizo que no pudiera disfrutar en exceso la película (y ojo, que no me desagradó). Pero esta vez, con la palabra mágica "Alien" en el título, esperaba al menos un cambio de timón que le concediera mucho más protagonismo al xenomorfo.

Sin embargo, «Alien: Covenant» es una continuación directa de «Prometheus» con todo lo que ello conlleva. Personalmente, creo que la ampliación del universo Alien que está llevando a cabo Ridley Scott propone conceptos interesantes pero al mismo tiempo innecesarios. Yo entiendo que la franquicia Alien se funda sobre unos preceptos básicos que incluyen un elevado componente de terror, una atmósfera agobiante y claustrofóbica y, sobre todo, una amenaza siempre presente en forma de bicho extraterrestre. Pues bien, en "Covenant" no vamos a encontrar esos elementos salvo en momentos contados. En una decisión discutible, el guion sigue hurgando en la lata que abrió «Prometheus» y convierte al personaje de Michael Fassbender en el verdadero protagonista de la función. Pero mientras que «Prometheus» se vendió como una especie de spinoff del universo Alien, en esta ocasión se prometía un regreso al cánon, por lo que el engaño es manifiesto. Por cierto, aquí no tenéis a Damon Lindelof para echarle la culpa del desaguisado.

Pero apartándonos de expectativas, manías personales y fidelidades temáticas, lo que me parece que supone el mayor lastre de la película es la tremenda irregularidad de su ritmo. La cinta presenta demasiados baches que le impiden pisar el acelerador, y cuando lo hace se encuentra con curvas en las que derrapa. Todo "lo prometheus" de Covenant me supone un sopor absoluto, ya que no deja de ser una repetición esquemática de su predecesora. Toda la trama que orbita sobre el androide David se me hace pesada y forzada. La cosa se recupera en los momentos en que realmente aparecen los aliens, sin duda los mejores tramos de la película, pero en conjunto se me hacen insuficientes como para defender una opinión positiva sobre la película.

Los personajes no ayudan demasiado a elevar el listón, siendo en general el típico grupo random compuesto por caracteres con poco trasfondo susceptibles de ser masacrados por la criatura sin que el espectador llegue a sentir simpatía por ellos. En el reparto, la joven Katherine Waterston no convence, palideciendo en una inevitable comparación con la Sigurney Weaver de la tetralogía original. El poco carisma de Waterston se amplía al resto de reparto, donde ni siquiera Danny McBride tiene ocasión de lucirse.

En cuanto a efectos visuales no hay que poner muchas pegas, y la recreación de los xenomorfos es intachable. También el gore es bastante satisfactorio cada vez que aparece sangre en pantalla. En cambio, la planificación de las escenas con más acción peca demasiado de montaje rápido y confuso.

En conclusión, sólo puedo decir que yo vine aquí para ver aliens, y solo los he podido ver en momentos determinados. Mi consejo: señor Scott, deje paso a sangre nueva porque la saga lo necesita como el comer.

Mi nota: 4

25 de mayo de 2017

LOS QUE MURIERON TE SALUDAN en Terror.Team


Es hora de volver a recomendar un libro de género en Terror Team. Hablamos de Los que murieron te saludan, curiosa propuesta de Hernán Migoya que narra la llegada de un escritor a un remoto pueblo peruano con la intención de documentarse sobre un supuesto caso paranormal para integrarlo en su nuevo libro. Lo que empieza como una novela casi clásica de terror, tornará hacia diferentes caminos durante su desarrollo, siempre con una ambientación magnífica.

«Los que murieron te saludan» ha sido publicado por Dilatando Mentes, editorial de la que ya comentamos las obras Babilonia y El que se esconde.

Podéis leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen: 






16 de mayo de 2017

YOUR NAME (Makoto Shinkai, 2016)

Taki y Mitsuha son dos adolescentes que no se conocen. Él vive en Tokio y ella en un pequeño pueblo de la periferia. Un día descubren que cada uno de ellos despierta en el cuerpo del otro durante días aleatorios. Idearán entonces un sistema para poder comunicarse y empezar a conocerse. 

Esta sinopsis, que leída tal cual le otorga a Your name un estátus de comedia romántica en toda regla, no hace justicia a la que se ha convertido en la película de moda en el cine japonés, batiendo récords de recaudación y logrando que su director Makoto Shinkai haya sido comparado con Hayao Miyazaki. ¿Es «Your name» para tanto?
Aunque la premisa del intercambio de cuerpos no es del todo novedosa, habiéndola visto ya en unas cuantas comedias, «Your name» le da una interesante vuelta de tuerca al concepto. La película de Shinkai retoma el desenfadado tono de las comedias romanticonas que proliferaron durante el boom del cine asiático en los primeros dosmiles, sólo que como veremos más adelante termina convirtiéndose en otra cosa.

Una de las virtudes de la película es el ritmo que le otorga su director, un ritmo dinámico pero dedicando el tiempo necesario a establecer la premisa y a desarrollar a los personajes. Pese a ello, creo que se desaprovechan un poco las posibilidades que plantea el concepto del intercambio de cuerpos, que se queda en un par de gags recurrentes pero poco más.
En cuanto al guion, lo que en un principio se plantea como una comedia romántica pega un sorprendente giro a mitad de película que es lo que le da su verdadera entidad, convirtiéndola en un drama fantástico con toques de ciencia ficción y aportando una profundidad mucho mayor de lo que prometía. En cambio, el componente romántico lastra ligeramente el conjunto, con la introducción de unas canciones demasiado melosas. Esto es achacable a la identidad puramente japonesa de la película.

Visualmente «Your name» es irreprochable, con unas cuantas postales dignas de enmarcar. El nivel de detalle que alcanza el dibujo es sorprendente, sobre todo en cuanto a la representación de objetos o decorados. En ello, el diseño artístico también tiene oportunidad de lucirse al mostrar con acierto el contraste entre un entorno rural y una gran ciudad, lugares donde residen los protagonistas. Sin duda es una película bonita de ver.

Mi veredicto es que, aunque la influencia de Miyazaki es obvia y acertada, y aunque reconozco que el giro que pega la película me sorprendió totalmente, y que esto le otorga una fuerza mucho mayor de lo que podría parecer, en conjunto no me termina de parecer redonda por el excesivo tono "ñoño" de muchos de sus tramos. Esto lo podéis achacar directamente a que soy un viejo rancio, por lo que posiblemente muchos de vosotros, queridos lectores, sabréis disfrutarla plenamente.

Mi nota: 6

11 de mayo de 2017

MUNDO EXTRAÑO en El Heraldo de Galactus


Toca hablar en El Heraldo de Galactus de una original y adictiva obra que nos llega de la mano de Vicente Montalbá. Anteriormente pudimos disfrutar del arte de Montalbá poniendo los lápices en la estupenda Carroñero, pero ahora llega como autor completo de Mundo Extraño.

Estamos ante un cómic que derrocha imaginación y en el que encontraremos una entretenida mezcla de aventuras, ciencia ficción, humor y, por qué no, una pizca de metafísica. Con estos ingredientes, Montalbá hace además un curioso homenaje al mundo de los videojuegos aplicando su particular estilo de dibujo.

Podéis leer la reseña completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:

Mundo Extraño: pulse play para jugar


10 de mayo de 2017

PODCAST HERALDOS DE GALACTUS 1x02


Parece mentira, pero ya está aquí el segundo programa del podcast Heraldos de Galactus. El equipo titular, formado por Rafa J. OsunaDavid Redondo, Antonio Santaliestra y este que escribe, vuelven para dar un repaso a lo que se cuece en el mundo del cómic. En esta ocasión, aprovechando el 25 aniversario de Image Comics, vertebramos el programa alrededor de la compañía, hablando primero de su historia desde sus inicios hasta su esplendoroso presente, y cerrando con Clase Letal como cómic del mes. Pero hay mucho más, como podéis ver en el contenido por secciones que os dejo a continuación:

Qué estamos leyendo:
David: Empress / Los Buenos Veranos
JL: Motro y Mundo Extraño
Antonio: Afroyaya / El Castigador de Dillon
Rafa: Ether/Medina

Aquellos ¿maravillosos? años:
Años 1992: ¿Cómo nace Image Comics? ¿Quiénes son los artífices de esta revolución? ¿Qué pasó realmente? ¿Qué obras llegaron y cómo cambió la cara del cómic norteamericano? Una nueva década: Cambio de paradigma y cómo ha llegado Image a ser lo que es en la actualidad.

¡Viva la grapUSA!
David Redondo nos trae en su sección obras como:
Snotgirl
Lake of Fire
Plutona
Kill or be Killed.

Pendiente del indie: Image es imparable:
Nowhere Men
Saga
Clase Letal
The Wicked+The Divine
The Walking Dead
Nameless
She-Wolf
Moonshine
Este del Oeste
Los Proyectos Manhattan
Invencible
The Wicked + The Divine
Sex Criminals
green Valley
... ¡Y muchos más comentarios sobre títulos geniales!

El Cómic del Mes: Clase Letal (Deadly Class)
Imprescindible obra de Rick Remender (Guion), Wes Craig (Dibujo) y Lee Loughride & Jordan Boyd al color.

Anécdotario, Top 3 personal y despedida y cierre.

Mi consejo es que escuchéis atentamente el podcast con lápiz y papel a mano, porque la cantidad de recomendaciones por minuto que ofrecemos es de récord. ¡Nadie da más por menos!

Podéis escuchar y descargar el podcast en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen:

Heraldos de Galactus 1x02: De imágenes y palabras

9 de mayo de 2017

WOLVES AT THE DOOR en Terror.Team


Hoy hablamos de Wolves at the Door en Terror Team. Se trata de la nueva película del director John R. Leonetti tras la buena impresión que dejó con Annabelle (2014) (sí, ya sé que es una opinión que no comparte casi nadie, qué le vamos a hacer). 
«Wolves at the Door» se inmiscuye en el tristemente célebre asesinato de la actriz Sharon Tate y sus acompañantes por parte de la "familia" de Charles Manson. Lamentablemente, y pese a contar con tan impactante premisa, la película no cumple ninguna expectativa limitándose a avanzar de manera plana y poco original.

Podéis leer la crítica completa en el siguiente enlace, o pinchando en la imagen: 




3 de mayo de 2017

LADY MACBETH (William Oldroyd, 2017)

Durante el metraje de Lady Macbeth, vemos un mismo plano repetido en varias ocasiones. Se trata de algo cotidiano y sin aparente relevancia, la protagonista bajando las escaleras de la casa que habita. La casa se ve sobria, pero cuidada con una minuciosa pulcritud. Las ropas de la mujer son algo más pomposas, perfectas en su papel de mostrar una elegante ostentación. Pero en todas las ocasiones hay un detalle que rompe con este cuadro perfecto. El pasamanos en el que se apoya la mujer está desgastado, su pintura hace tiempo que se cayó, dando la sensación de metal oxidado. El símil que nos propone esta imagen describe a la perfección «Lady Macbeth», ya que la película del debutante William Oldroyd nos habla fundamentalmente de la inevitable podredumbre del alma humana, a pesar de su impoluta apariencia exterior.

La película adapta el relato Lady Macbetch de Mtsensk, historia corta escrita por Nikolái Leskov y publicada en 1865. En ella asistimos a la aburrida vida de Katherine, una joven que se ve casada con un noble al que no conoce. El escaso contacto que mantiene con su marido la llevará a comenzar un apasionado romance con uno de los trabajadores de la casa.  

De primeras, lo más evidente en «Lady Macbeth» es la absoluta sobriedad de su propuesta, con una narración fría y lenta que exige cierta paciencia por parte del espectador. De hecho, la película carece de banda sonora incluso en los títulos de crédito finales, lo cual da buena muestra de la asepsia formal de la cinta. Sin embargo, esto no le resta contundencia a este drama con aires de tragedia clásica, más bien al contrario hace que los momentos más crudos resulten doblemente efectivos. Hay bastante del estilo de Michael Haneke en esta ópera prima, obligándonos a apuntar el nombre de William Oldroyd en la lista de directores a quienes seguir la pista.

La economía de medios no hace mella en el apartado visual, que cuenta con una iluminación apagada pero que aporta el tono perfecto para una historia con tintes bastante oscuros. Pero sin duda, una vez vista la película, cuesta imaginársela sin la arrolladora presencia de la joven actriz Florence Pugh, quien compone un papel protagonista memorable que consigue al mismo tiempo fascinar y repeler al espectador. Ella es el corazón de una trama de violencia contenida por enclaustramiento, que termina explotando sin medida alguna.

No será «Lady Macbeth» un éxito en su paso por salas o en cualquiera de las plataformas donde termine recalando, pero el verdadero cine sabe expresarse mucho mejor en este tipo de películas de silencios incómodos y alientos contenidos. Aún con sus imperfecciones, merece mucho la pena.

Mi nota: 7